"Hay algo que debéis entender de mi forma de trabajar. Cuando me necesitáis y no me queréis, debo quedarme. Cuando me queréis, pero ya no me necesitáis, debo irme... Es un poco triste, pero es así"- película: La niñera mágica.

(Sin embargo, a pesar de mi ausencia física, me tendréis allí donde me necesiten)


3 de junio de 2019

Más sobre tatuajes y el intento de atrapar lo que ya no es.



Lic. Andrea Melé dijo:

Hola!
Considero que hay otro tipo de tatuaje, además de los que comentás (de pertenencia, de adorno - tipo histérico, por llamarlo de alguna manera - y de diversos significados), que son los que se relacionan con el intentar usar esas impresiones en la piel para poder delimitar desde lo real el yo/no yo.
Porque creo que hay estructuras psíquicas en que esta falla del narcisismo primario lleva a la extensión (en cuanto a cuanto abarca en la piel) del tatuaje.
Tomo como referencias teóricas el Yo Piel de Anzieu, y Ester Bick en sus textos sobre La Experiencia de la Piel en las Relaciones de Objeto Tempranas.
Como hago psicodiagnóstico, y suelo preguntarme por la estructura psíquica de las personas (Neurótico - Border - Psicótico), me he formulado también estas cuestiones sobre los tatuajes.
No siempre hay presentes procesos de mentalización , o posibilidad de darle apoyatura simbólica (Pierre Marty, y en Argentina todas las investigaciones y aportes de David Maldavsky y las patologías de carencia); como si hubiera un preconciente "agujereado" (?) que impide la existencia de la ligadura entre representación cosa y representación palabra, y que suele acompañarse de pensamiento de tipo operatorio, careciendo, en estos casos específicos, de una actividad fantasmática, las palabras son reducidas al estado de cosas.
Quizás sean aportes en los que vengo pensando que confundan más las cosas... :) 

Lic. Andrea Melé


Sergio Alonso Ramírez Responde: 


Hola Andrea, me parece muy interesante lo que decís. Ahora bien, si me lo pongo a pensar (y quizás me equivoco) en realidad utilizar la piel para atrapar aquellos significantes que se escapan constantemente y se intentan imprimir en todo el cuerpo me hace pensar en algo del orden de la incorporación del objeto no que llegó o terminó de llegar. Algo, si lo pensamos, mas del corte psicótico (cuando aparece como una constante necesidad de impresión por ejemplo). Pero si lo pienso no me parece que se trate de un delimitar el yo del no yo, sino de un intento de incorporarlo. Ahora bien, si al incorporarlo puede entender el significante como "suyo" (atrapado en la piel), digamos que es un "intento" de imprimir aquello que no se ha impreso, ni se imprime, desde lo psíquico (seguramente la palabra clave es "intento", - fallido -, de delimitar). Entonces cuando hablamos de alguien que no puede parar de imprimir (aquello que se le escapa) podemos pensar o en un mentiroso (neurótico) o en algo de un intento de imprimir lo que se le escapa (algún aspecto psicótico). Pero también se me ocurren otras opciones como un intento de ocultamiento de lo propio en un intento de escapar de aquello que se le dio y que ahora "es" diferente, como el "intento" de incorporación de una nueva identidad.

Con respecto a lo segundo que dices (imprimir el objeto sin significado), es completamente cierto que hay una serie de cuestiones que aparecen más allá de la significación y que quedan dentro del orden de la respuesta sensorial-emotiva. Vamos, que le da gustito, o no, esa imagen que remite a lugares donde la asociación con la palabra no existió (y creo que podemos incluir formas de Arte visual-auditivo-sensorial). 
Sin embargo, fíjate que si bien ese objeto puede que no quede vinculado al mundo del lenguaje (de ahí que no hay ligadura) si la hay en la psique porque queda impreso en el mundo de significantes, quizás sin necesariamente poder incorporarlo a una estructura más compleja con significados (lenguaje) pero sí esta dentro del mundo de las sensaciones, porque dicho significante-cosa es lo suficientemente fuerte y/o evocador para que el sujeto se lo imprima "para siempre" en su piel, como intentando unirlo a algo que no se le escape, en este caso, la piel, en vez de las cadenas de significantes-significados. (¿Sabes qué me acordé? Cuando nos escribíamos en la mano lo que no queríamos que se nos olvide)

No creo que confunda lo que has dicho sino que amplia las posibilidades de un tatuaje o tatuajes en el sujeto. 
Como representación, expresión, vínculo social, expresión psíquica de un síntoma, atrapar un significante "perdido" sin que este unido a la palabra, como vestimenta que huye de algo, como intento de atrapar una realidad que se le escapa, o intento de escapar de una realidad que no soporta, como moda (vinculo social), expresión del sujeto (pero no cualquier expresión), como forma de pertenencia, pero dentro de lo ya dicho, como una vuelta también al objeto original, disociado del mundo de la palabra y representado en la piel. Incluso, como intento de no perder lo perdido (seres queridos, objetos, personas, etc).  

Sabes también como qué? Como la intensión del matrimonio! "Te querré para siempre" y ahí se tatúa a la novia o novio. Pero como en la vida real... ahora se puede borrar... 

Gracias por tu aporte y lo publicaré para que otros puedan también saber y pensar estas cuestiones. 

Saludos cordiales

Sergio Alonso Ramírez
Psicólogo - Psicoanalista
📽: https://www.youtube.com/SergioAlonsoRamirez 

31 de mayo de 2019

Los tatuajes y el psicoanálisis

Los tatuajes ahora aparecen como una moda, pero aparece una pregunta, una reflexión, sobre ¿Qué se puede leer desde el psicoanálisis sobre esta inscripción en la piel?



Sergio Alonso Ramírez
Psicólogo Psicoanalista

29 de mayo de 2019

Hablar como analista para ser entendido, admirado o una mera repetición?

El otro día me dijo otro analista que debería dar una charla o libro que se llame "las cosas como son". Se refería a la forma directa de expresarme que tengo. Y a su vez me he dado cuenta que Linkedin ha aprendido algo de la forma de expresión de los psicoanalistas:
Dicen por ejemplo: Experta/o en manejo de moneda, gestión de cobro, balance de caja y control de mercancía a través de la tecnología correspondiente con contacto directo con el cliente de forma efectiva y expeditiva (Traducción: Cajera/o de supermercado).
Una vez pregunta una persona en una conferencia esta frase que, de alguna manera mística, se puede pensar: "El inconsciente existe sólo en la sesión de análisis"...
El analista tan pulcro en sus decires le dice que hay cuestiones que se juegan en lenguaje que se ponen de relieve y develan a través de encontrarse con ese otro que de alguna manera deja un espacio para que surja aquellos significantes que no aparecen... y así...
Traducción: Esto es como una nevera, uno anda con la caja blanca de aquí para allí y de golpe cuando vas al analista te das cuenta que la caja tenía puerta y que adentro habían un montón de cosas. Y que eso surge en las sesiones a partir de preguntas o puntualizaciones (también interpretaciones) que te dice el analista con la respectiva sorpresa del sujeto que, como un mago, va sacando cosas de su "galera-nevera". Vamos, que tampoco sabemos a ciencia cierta qué tripas tenemos pero si pudiésemos ver una operación nuestra nos asombraríamos de aquello que llevamos dentro. 
Y uno se pregunta ¿Tendrán que ser aquellos que tanto hablan de poder seguir su deseo y asumir la falta, iguales a modelos-ídolos a seguir? ¿Entenderá la libertad aquel que tan fiel es al Otro? ¿Se puede pensar mientras no se puede pensar en otra cosa que el Otro dicta? Podrá el analista descubrir y descubrirse sin tener que ser el próximo gran pensador?
En definitiva, podrá el analista animarse a ser quien tiene que ser a partir de su historia, sus características, su estilo y su saber?...

Sergio Alonso Ramírez
Psicólogo Psicoanalista

3 de mayo de 2019

¿Perverso o Psicópata?



No es la primera vez que escucho una pregunta que yo también me había hecho y qué, nadie intentaba responderla o aclararla. Pasado un tiempo me llega la pregunta sobre qué diferencia hay entre un perverso y un tipo que mata de forma repetida y/o metódica. Que diferencia a un perverso de un asesino en serie o un abusador en serie? Aquí lo abordamos y lo intentamos pensar.

Sergio Alonso Ramírez
Psicólogo - Psicoanalista (atención personal y online)
sergioalonso2000@gmail.com
Psicosujeto
www.psicosujeto.com
Consulta: psicosujeto1.blogspot.com
Facebook: www.facebook.com/psicosujeto

26 de abril de 2019

TU deseo es mi MANDATO


La obediencia ciega siempre estuvo en diferentes formatos institucionales. Pero siempre el que obedece es el sujeto. Qué pasa cuando el deseo del Otro se convierte en un mandato sin matices? Una lectora nos envía una pregunta difícil de adivinar su respuesta y aquí intentamos explicarla de forma amena. 

Sergio Alonso Ramírez
Psicólogo - Psicoanalista (atención personal y online)
sergioalonso2000@gmail.com
Psicosujeto
www.psicosujeto.com
Consulta: psicosujeto1.blogspot.com
Facebook: www.facebook.com/psicosujeto

19 de abril de 2019

Donde Darwin se peleó con Dios



Darwin con la teoria de la evolución no trae solo los fundamentos evolutivos de la modernidad sino que aporta algo más. Algo que pica, algo que molesta, incomoda y qué, incluso hoy en día, es mirado con cierto desprecio por algunas formas de pensamiento. Por qué será?

Sergio Alonso Ramírez
Psicólogo - Psicoanalista (atención personal y online)
sergioalonso2000@gmail.com
Psicosujeto
www.psicosujeto.com
Consulta: psicosujeto1.blogspot.com
Facebook: www.facebook.com/psicosujeto

12 de abril de 2019

¿Cuál es el sentido de la filosofía en la cultura?


Mucha gente se pregunta cual será el sentido de la filosofía y el pensar, o el poder reflexionar más allá de las corrientes de pensamiento predominantes. Y en este vídeo hablo sobre qué somos para la cultura, qué es nuestro pensamiento y que quizás tengamos un protagonismo más fuerte del que creemos.

Sergio Alonso Ramírez
Psicólogo - Psicoanalista (atención personal y online)
sergioalonso2000@gmail.com
Psicosujeto
www.psicosujeto.com
Consulta: psicosujeto1.blogspot.com
Facebook: www.facebook.com/psicosujeto

8 de abril de 2019

Ella quiere ser chupada por el vampiro

Ella quiere ser chupada por el vampiro, le encanta la idea de que ese ser extraño, poderoso, sobrenatural la use y la necesite para su subsistencia. De golpe, ella, una simple mortal, una que tiene, o no tiene, lo que cualquier otra, sería especial, especial para la necesidad de él, que tiene todo lo que ella no. Él que es fálico, a partir de su necesidad, la hace fálica a ella. Se fusionan en la pasión, en la necesidad y en el lugar particular que ocupa uno en el otro. Todos le dicen que es peligroso, que incluso podría perder la vida, pero ella no quiere dejar de ser todo lo que él necesita. Porque puede que ella no tenga lo que él, pero ella es lo que él necesita, por ende tiene su poder a partir de su necesidad. Hacía tanto que no se sentía así de especial. Es más, nunca recuerda haberlo hecho, aunque algo peculiar la atrae, como si tuviese un recuerdo que no puede evocar. 
¿Cómo hacer caso a todo lo que dicen cuando ella es ese objeto especial de él? ¿Cómo abandonar a quién le chupa la sangre y la hace especial en un mundo donde todos son sombras buscando cuerpos?
Pero un día se dio cuenta de donde venía su recuerdo. Fue el día que nació su hijo y se cruzaron sus miradas. Ahora su pequeño vampiro la mira casi igual que su marido chupa-sangre. Y ahí pensó y dijo: "creo que el recuerdo es de cuándo yo lo era todo para mamá". 
En ese momento pego un pequeño grito y miro a su niño, ya había clavado sus dientitos en la teta, que ahora le daba sangre y leche. Y lo miro con cara de amor y complacida porque sabía que siempre seria importante para alguien, a pesar y gracias a que él otro la necesitaba. 


Sergio Alonso Ramírez


Psicólogo Psicoanalista

5 de abril de 2019

Video: Después de la carrera, ¿Qué?



Todo parece muy recto, muy programado e incluso evidente. Sin  embargo las personas terminan sus estudios y se encuentran frente a un gran vacío en el mundo exterior, de si  mismo que a su vez produce preguntas, angustias y algo de desesperación también. En este video pensamos sobre esta situación al terminar los estudios y dejar de ser "estudiante" para pasar a ser... algo más.

Sergio Alonso Ramírez
Psicólogo - Psicoanalista (atención personal y online)
sergioalonso2000@gmail.com
Psicosujeto
www.psicosujeto.com
Consulta: psicosujeto1.blogspot.com
Facebook: www.facebook.com/psicosujeto

29 de marzo de 2019

Qué se viene? Charlas Reflexivo Psicoanalíticas


A partir del viernes 05/04/2019 comenzarán a emitirse los viernes un nuevo vídeo sobre diferentes temáticas abordadas desde el psicoanálisis y desde la intelectualidad, es decir, de animarnos a pensarlas simplemente.

Sergio Alonso Ramírez
Psicólogo - Psicoanalista (atención personal y online)
sergioalonso2000@gmail.com
Psicosujeto
www.psicosujeto.com
Consulta: psicosujeto1.blogspot.com
Facebook: www.facebook.com/psicosujeto

24 de marzo de 2019

Tan difícil es amar y educar para que el otro se haga cargo de su falta?

Tan difícil es amar y educar para que el otro se haga cargo de su falta? - pregunta Mar en un comentario de Facebook (www.facebook.com/Psicosujeto)
La cuestión es que generalmente al amar en los hijos no solo se pone el narcisismo de uno y se ama uno en ellos sino también se ponen ideales, frustraciones, deseos insatisfechos pero a su vez se deposita un yo ideal que no quiere que al hijo/a le pase nada, que no sufra, que no le falte nada. Ponemos a su vez algo de perverso al pretenderlo sin faltas. Simplemente que siga las normas y que le vaya bien y a la vez que continúe siendo eso tan preciado. Sin embargo él también se ve con esos ojos y es una mirada de un ego que pretende encontrarse sin falta. Incluso hoy en día ya no es común escuchar las palabras esfuerzo, dedicación, paciencia, tenacidad, ahínco y resignación. Sino logro, éxitos, tu puedes, si te lo propones lo lograrás, etc. Como si viviésemos en un mundo sin empleados, taxistas, meseros, enfermeros, gente mediocre, común y corriente, gente que no son eso especial que ahora parece que está al alcance de todos pero sólo muy pocos, como siempre, alcanzan. 
El otro día posteaba una frase con la palabra inferioridad y a la gente le picaba, le jodía, le molestaba, porque cuando reclamamos, chillamos y pedimos nos creemos importantes, sublimes, con “derechos”, etc pero no queremos decir “pedimos porque estamos en inferioridad con respecto de a quien pedimos”, eso no, eso jode. 
Y eso también es asumir la falta, es aceptar y aprende a vivir con lo que se puede y se tiene y que no todos seremos Mozart, Steve Jobs o presidentes la nación.
Pero quizás aprendamos de la falta como Ceverino, mi vecino del pueblo, que ya cuenta con 81 años y le cuesta caminar. Hoy mismo me contaba como de pequeño con unos 5 años se levantaba temprano a cuidar las ovejas con su padre. Como llego a este pueblito (que es más bien una aldea) sin nada más que 30 pesetas. No tendría estudios ni ayudas ni grandes derechos ni beneficios pero él tenía en claro que estaba en falta y que tenía capacidad de trabajo. Y así, trabajando, ahorrando, invirtiendo en su realidad y no sus fantasías narcisistas, fue comprando un pedacito de tierra, un corral, su casa y así acabó teniendo sus cosas. Con esfuerzo con trabajo y sin baño. Sí, aquí se iban al campo y eso era el baño con 14 grados bajo cero en pleno invierno. 

Por eso me gusta tanto escuchar las historias y la economía de los abuelos de pueblo y del campo, porque, al menos para mi, son de gente que se logra. Primero asumen su falta, saben lo que tienen y lo que no, y han luchado y logrado superarlas e ir más allá en muchos casos. Quizás no han inventado el iPhone pero ellos nos recuerdan como ser felices. Porque mientras el joven que nada tiene más que narcisismo y fábulas de lo que quiere hacer pero no de lo que puede hacer, los mira con desprecio, ignoran que esa gente aprendió siempre a ser feliz porque supieron alimentar el hambre y no las fábulas. Porque para quien sabe que no tiene, quien lo asume, cada logro es un logro. Pero quien en una fábula vive... los logros son para los desgraciados y no para los dioses como ellos que todo quieren y poco hacen. 
Quizás la pregunta de Mar es mucho más profunda de lo que creemos porque por un lado queremos que a nuestros hijos nada les falte, pero si nos les falta nada, lo que les faltará son logros y felicidad. Difícil equilibrio ente nuestro narcisismo proyectado, el sufrimiento y la felicidad. Porque desde el psicoanálisis sólo conocemos el placer a partir del displacer y el deseo a partir de la pérdida... y la felicidad con el reencuentro de lo perdido.
Habrá que estar dispuesto a perder, a reencontrar y a la humildad para poder vivir en falta y feliz. 
Entonces a la pregunta original de la dificultad de que el otro se haga cargo de su falta, tendrá que ver con dejar a los hijos que vayan a la vida a perder y ganar.

Sergio Alonso Ramírez 
Psicólogo Psicoanalilsta 

conferencia: Cuando el amor de los padres estraga



https://youtu.be/zEP10uuBt4g

Sergio Alonso Ramírez
Psicólogo Psicoanalista
Atención personal y online
sergioalonso2000@gmail.com

22 de marzo de 2019

En el reclamo al otro uno reivindica su propio lugar de inferioridad

El sujeto, cuando esta pidiendo algo al otro, siempre esta en una posición de inferioridad en tanto no tiene aquello que anhela. Los motivos de dicho reclamo pueden ser diferentes pero la posición será siempre de cierta inferioridad frente al Amo al que se le pide que le dé eso que quiere. Si bien el sentimiento del que reclama es de que "tiene derecho" es un deseo pero no una realidad, porque en dicho caso no haría el reclamo, sino ejercería el derecho. Las personas tienen a confundir lo que pretenden de lo que tienen, ergo cuando están ejerciendo el reclamo creen ser poseedores del derecho, pero el reclamo en sí detenta que no lo tienen. Así el niño reclama el juguete, la comida, la golosina, no ir a dormir, etc, y llora y se queja. Él siente, como el adulto, que lo quiere y merece. Pero no siempre la cultura que nos rodea nos dirá que eso que pretendemos o sentimos será así. Quizás cambie con el tiempo, pero de momento no. 
Sin embargo esta frase "En el reclamo al Otro una reivindica su propio lugar de inferioridad" dice algo más que lo evidente. Dice que el sujeto que se la pasa reclamando y reclamando como una repetición, no lo hace por lo que siente que no tiene solamente, sino de la necesidad de que haya un Otro, un Amo que le recuerde que es inferior, que no puede, que es un niño, que el falo (poder) lo tiene el Otro. Y así el sujeto se afana buscando causas para reclamar una y otra vez, quejándose de todo, del mundo, sistema, gobiernos, países, continentes, jefes, etc. Y en dicha queja se recuerda que es inferior (pero con orgullo) y que es mucho mejor que esos señores/as malos que le joden la vida. Que es, efectivamente, una pobre víctima del sistema sin ningún tipo de autonomía, posibilidad y recurso. Entonces el Amo es una hijo de puta, una mala persona, un ser vil, perverso y cruel (o incluso no tanto) pero que lo tiene sometido a esta vida. Ahora ser inferior es una causa, un motivo de orgullo, de unión y de reclamo. El narcisismo que no se puede depositar en el logro de los propios deseos y objetivos se pone en el reclamo en sí y la crítica superyoica que puede caer sobre el sujeto ahora cae sobre el Amo. "Es que mis padres, el país, el gobierno, el embarazo, mi situación, este continente, Estados Unidos, ,China, el capitalismo, el comunismo, el socialismo... etc, son el culpable de mi desgracia de la cual no tengo salida ni responsabilidad". Ahora ser inferior (pero siempre orgulloso, aunque siempre apaleado) es lo bueno, y quien se logra, obviamente, es un "mierda". Entonces el sujeto incluso va a construir todo un mundo psíquico para seguir siendo el pobre niño que los padres no le dan nada, estará sumamente cabreado, enojado y encontrara miles, millones de personas en su situación. Y para recordarse que están en dicha posición de inferioridad tendrán que reclamar al Otro porque ellos son "buenos y víctimas" y no son el "Otro". 
Y uno se preguntará... Pero todo reclamo será una posición psíquica. Evidentemente no, sino la persona que no puede parar de buscar causas para reclamar, quejarse, poner sus demonios, como siempre lo hemos hecho en la historia del mundo, en el otro y castigarlo, matarlo, anularlo y de paso satisfacer nuestra pulsión de muerte (que, graciosamente, creemos que no tenemos porque es por "justos" que queremos que le otro reviente). 
El reclamo por su constitución nos recuerda nuestra posición de inferioridad frente al otro. Pero también nos recuerda que queremos algo que el otro creemos que nos tiene que dar. A veces es un simple signo de la posición infantil donde se pelean con papá y mamá toda la vida para seguir siendo ese infante. Pero otras no tanto. En otros casos son cuestiones dolorosas y melancólicas. Pensaba en el reclamos de las madres de plaza de mayo que sus hijos desaparecen y necesitan cerrar algo, pero a la vez en su reclamo están con su hijo de forma melancólica. Porque lo han perdido de forma física, pero en el reclamo de alguna manera recuperan algo de ellos. En este caso justamente el mismo hecho del reclamo no representa una posición infantil, sino una maternal y un luto que no se cierra pero que tampoco muere nadie. 

Aún así estamos en la época de la grandes pretensiones de uno mismo y grandes reclamos a los demás. Con lo cual es una contradicción porque a más le pedimos lo propio al otro, menos no los pedimos a nosotros. Y no me refiero a algo en particular, sino a los logros que tienen que depender de nosotros mismos y no tanto del otro.

¿Será que creamos movimientos donde le pedimos algo al Otro para no preguntarnos qué nos pasa con ese Otro?

Le reclamo al Otro que tiene el poder de darme lo que yo no tengo

Sergio Alonso Ramírez
Psicólogo Psicoanalista

11 de enero de 2019

Victimización, ideologías y pulsión de muerte

En la dialéctica del amo y el esclavo, este último no quiere abandonar su posición y reivindica su victimismo ya que en el mismo hay un fuerte componente narcisista que dice: como yo soy víctima y sufro, doy pena y que el mundo cambie por mí. Lo que yo aporto es mi desgracia pero nunca mi capacidad de cambiar para salir de ella. La exposición es un pedido al otro, pero nunca a sí mismo. 

De esta manera el esclavo tiene garantizado que no necesita libertad para poder modificar en algo su posición sino que en estado de victimización espera que los demás se sometan a su pena y cambien para él/ella. Es ahora, con la poderosa arma extorsiva de la pena y culpa, que se convierte en amo para someter al otro. En las familias suele aparecer más comúnmente, especialmente en las madres, dichos manejos manipulativos, para lograr que los hijos hagan lo que desea.

La auto victimización no hay que confundirlo con ser víctima de una escena y que esto traiga diferentes movimientos psíquicos en el sujeto. Sino que es cuando a partir de un hecho real o imaginado la persona siente que tiene una herramienta para someter al otro a partir de, ahora, victimizarse. 
Por eso se habla de una posición, porque una persona puede ser efectivamente víctima de algo, pero otra cuestión es el comercio que pretende realizar con ello que tiene que ver con el sometimiento de los demás.

Una vez instaurada en la sociedad esta dialéctica la cuestión pasa por quien es más víctima y da más pena para obtener beneficios a partir de ella. 
La contracara es que el amo, es decir, quien no es víctima y es productor, es mirado despectivamente, criticado y secretamente amado, porque en definitiva es a quien va dirigida la pena. Y el Amo no siempre tendrá que ser una persona, sino que puede ser una asociación, una institución, la mirada del otro o incluso el propio grupo donde se esfuerzan por reclamar la atención del Otro.

De ésta lógica encontramos que en ciertos ámbitos, el poder rejuntar circunstancias que han sido penosas (o lo siguen siendo), dependiendo del contexto, pueden servir como validación para agredir o disminuir al otro. Si una mujer es negra, inmigrante y homosexual (en USA por ejemplo), creerá que tiene poder de agredir a un hombre blanco heterosexual dado que ella fue víctima y él otro no,  pero ahora se victimiza con una intensión sádica sobre el otro es decir, repetir para no recordar.  Poner al otro en el lugar de víctima para olvidarse de su propio sufrimiento invirtiendo los roles. Cuando en realidad pueden haber miles de personas que han vivido situaciones penosas que en vez de quedarse en la pena y el posterior sadismo se logran a pesar de las dificultades que el otro le pone encima. Allí donde uno se quedan llorando otros se ponen a construir algo diferente a su desgracia.

Pero lo que vemos es que tampoco sucede esto con tanta frecuencia, sino que otras personas toman las vivencias ajenas y, sin haber pasado por ello, lo utilizan como arma para disminuir al prójimo. Lo que encuentra en una excusa que, paradójicamente, es similar a la sufrida. "A mis antepasados los marginaros, entonces yo ahora tengo derecho de joderte" (porque... ¿estará mal joder a los demás?...).

Entonces ¿qué se pone en juego aquí?. Pues frente a tantos nuevos movimientos que permiten agredir al otro, aparece una vieja pulsión: La de muerte. Siempre tan disimulada encuentra la forma (como el demonio diría la religiones católicas) de colarse en todo lo que pueda para saciar, también con sadismo, la destrucción en el otro. Toma la ignorancia, la juventud, la frustración, el odio para expresarse y autorizarse a lastimar al prójimo, destruirlo, aniquilarlo, ponerle un significante que, en la cultura reinante, autorice al aparato psíquico a producir la aniquilación de su semejante. Nuevas corrientes, viejas pulsiones...

Lo que no pueden entender las personas montadas en sus respectivas películas personales y grupales, que lo que hacen es algo que está presente desde que somos humanos, encontrar formas sádicas de dar rienda suelta a la pulsión de muerte.
Y el sujeto enajenado dice "Pero hay brujas" "pero hay hombres que matan" "pero hay nazis" "pero hay mujeres que matan " "pero va en contra de nuestra religión" "pero son infieles""pero hay curas pedófilos" "pero no es lo mismo..." y así poder, como cuando niños, señalar quien es "muy malo" y descargar sobre dicha persona, grupo u objeto, todo nuestra animosidad destructiva.
Y no me refiero justamente a una institución preparada para poder evaluar la situación y tomar acción a partir de ello, sino a la enajenación de la turba, ahora digital muchas veces, que se autoriza a producir el mismo mal (con nuevos ropajes) del cual se quejan. Aprovecharse entre muchos de pocos...

Entonces ser víctima de algo es, evidentemente, algo penoso y difícil, pero también  podríamos pensar que victimizarse es exactamente lo contrario, es, en realidad, convertirse en victimario pero con diferentes armas.

Sergio Alonso Ramírez 
Psicólogo Psicoanalista

Pd: Sin embargo, como todo, el victimismo tiene sus magnitudes, y no siempre estará asociado a algo tan fuerte como el intento de aniquilar al otro sino cómo formas más sutiles de extorsión donde se pide porque se sufre y se compele al otro a otorgar jugando con la culpa. 
psicosujeto psicoanalista Sergio Alonso Ramirez Madrid centro La Latina Ruben Dario Argentino psicólogo psicologo análisis analista psicología psicoanálisis ayuda angustia depresión amor tristeza felicidad Obsesiones consultorio consulta psicológica psiconalítica Trastorno por déficit de atención e hiperactividad, depresión, terapia de pareja, TOC trastono obsesivo compulsivo, histeria, trastorno por conversión, ataque de pánico ansiedad, miedo, fobia, sexualidad, afecciones físicas con implicancia psicológica capital La Latina bruxismo, dolores 28005 atención on line online www.psicosujeto.com. Buen Bueno