"Hay algo que debéis entender de mi forma de trabajar. Cuando me necesitáis y no me queréis, debo quedarme. Cuando me queréis, pero ya no me necesitáis, debo irme... Es un poco triste, pero es así"- película: La niñera mágica.

(Sin embargo, a pesar de mi ausencia física, me tendréis allí donde me necesiten)


21 de julio de 2020

Felicidad como serenidad (respuesta a un mail)

Aquí les dejo un breve mail con una consulta y mi respuesta que le puede llegar a ser útil a algunas personas.

Hola Sergio,

Me gusta pensar a la felicidad como serenidad, en contrapunto a la habitual concepción (muy publicitaria) de que felicidad es alegría y euforia (guau! Qué feliz que estoy!)

A mi me obsesiona a nivel vital, la responsabilidad y lo que debemos hacer, el hacerse cargo de lo feo para cambiarlo, como opuesto a huir de aquello que nos molesta.

Te pregunto, ¿Cuál es la relación entre responsabilidad y buscar lo que nos da (más) serenidad?

¿Cuándo ir en busca de la serenidad sería construir una felicidad genuina, y cuándo sería un huir de responsabilidades que nos resultan penosas y que nos INtranquilizan? (No me refiero a responsabilidades derivadas de nuestro actos, como son los hijos, por ejemplo. Si no, más bien al "uno y sus circunstancias").

¿Tiene sentido lo que pregunto?

Espero me puedas responder.

Muchas gracias.
-------------------------------
Hola Eleonora,

Tiene todo el sentido del mundo lo que me preguntas. Y en realidad no está nada lejos del concepto de homeostasis (equilibrio) psíquico que comenta Freud. 
Te podría decir muchas cosas pero me parece que lo mejor es una metáfora, ya que yo también pasé por esto que comentas. 

"A un grupo de gente se le da un dinero para que lo inviertan en su bienestar. La mayoría se construye las casas en el comienzo de la montaña, era más fácil, sin mayores esfuerzos, y con lo que les sobraba lo consumieron haciendo festines y celebraciones. Parecían muy felices…
Otros pocos, muy pocos, compraron los elementos para subir la montaña, con mucho esfuerzo llegaron a la cima y poco a poco, sin celebraciones, con humildad y esfuerzo construyeron las pocas casas en la cima de la montaña con unas vistas increíbles que hacían que cada uno de sus días pudiesen mirar el horizonte y el cielo con el espectáculo natural que ofrecía. La inspiración de la vida se daba con el simple hecho de abrir los ojos al despertar y la paz que daba el vivir en semejante lugar. 

Un día cayó una tormenta muy fuerte. Para los pocos de la cima fue un espectáculo increíble, preciso, impactante e imponente. Pero para los de abajo fue el desastre, la miseria, la inundación, la pérdida, la desdicha. Y claro está, echaban la culpa a Dios, al destino, al alcalde, al gobierno, al sistema, etc, etc."

Con esto quiero decir que muchas veces en la vida para llegar a la serenidad, primero tenemos que subir una montaña, crear una base, para luego poder construir el lugar donde relajarse. 
Ojo, el subir la montaña para cual significará algo diferente, construir su casa, mudarse, elegirse en otro lugar del mundo, etc. Pero lo cierto es que la tranquilidad es algo que, más allá de los padres, hay que construirla uno mismo. 


Saludos Cordiales

Sergio Alonso Ramírez
Psicólogo - Psicoanalista
www.psicosujeto.com
Consulta: psicosujeto1.blogspot.com
Facebook: https://www.facebook.com/psicosujeto
Vídeos: https://www.youtube.com/SergioAlonsoRamirez

10 de julio de 2020

El reclamo de la FIDELIDAD


Si bien el reclamo de la fidelidad es algo habitual en muchas culturas e historia también nos pone de relieve este curioso sentimiento de poseer al otro. En este breve vídeo hacemos una reflexión sobre el pedido que hacemos al otro que "nos sea fiel" y qué significa esta fidelidad.
Sergio Alonso Ramírez Psicólogo - Psicoanalista (atención online) sergioalonso2000@gmail.com Psicosujeto www.psicosujeto.com Consulta: psicosujeto1.blogspot.com Facebook: www.facebook.com/psicosujeto citas: (0034) 647 81 81 38

3 de julio de 2020

El desgarro afectivo


Las pérdidas afectivas son siempre duras, pero no siempre similares, en algunos casos no se pierde sólo un ser querido que se iría de un momento a otro, sino que hay pérdidas que implican un desgarro del futuro de la persona que se queda. Y no hablamos sólo de muerte, a veces de las separaciones inesperadas de la pareja donde uno de los dos se queda sin el futuro que estaba transitando.  

Sergio Alonso Ramírez 
Psicólogo - Psicoanalista (atención personal y online) 
sergioalonso2000@gmail.com
Psicosujeto
www.psicosujeto.com 
Consulta: psicosujeto1.blogspot.com 
Facebook: www.facebook.com/psicosujeto 
citas: (0034) 647 81 81 38

7 de junio de 2020

Expectativas divinas - Realidades Humanas


Estamos en una época donde parece que los dioses tienen nombres, apellidos, empresas o habilidades. Ya no están en el cielo, parece que están al alcance de la mano y los mundanos humanos podremos alcanzarlos. Pero esto genera expectativas que no son para nada gratuitas comparadas con realidades que nos rodean. Abordamos entonces cómo se nos juega esto en nuestras vidas y en la percepción de felicidad que podemos tener. Sergio Alonso Ramírez Psicólogo - Psicoanalista (atención personal y online) sergioalonso2000@gmail.com Psicosujeto www.psicosujeto.com Consulta: psicosujeto1.blogspot.com Facebook: www.facebook.com/psicosujeto citas: (0034) 647 81 81 38

6 de mayo de 2020

El peligro de la Soberbia - Psicoanálisis



Nos preguntamos sobre la soberbia, también la solemos confundir con el orgullo. Pero en definitiva ¿qué es y qué mecanismos y peligro conlleva? Quizás no sea algo tan inocente como la suponemos y pueda generar estragos en el sujeto. Sergio Alonso Ramírez Psicólogo - Psicoanalista (atención personal y online) sergioalonso2000@gmail.com Psicosujeto www.psicosujeto.com Consulta: psicosujeto1.blogspot.com Facebook: www.facebook.com/psicosujeto citas: (0034) 647 81 81 38

29 de abril de 2020

El análisis de los sueños



Abordamos los mecanismos del análisis de los sueños y ponemos algunos ejemplos. Pero en realidad no es lo único que hay que decir al respecto... porque los mecanismos que se dan en los sueños también se dan, constantemente, en la realidad, pero de forma voluntaria. Sergio Alonso Ramírez Psicólogo - Psicoanalista (atención personal y online) sergioalonso2000@gmail.com Psicosujeto www.psicosujeto.com Consulta: psicosujeto1.blogspot.com Facebook: www.facebook.com/psicosujeto citas: (0034) 647 81 81 38

25 de abril de 2020

El hombre que crecía... recordemos este cuento



A veces estos cuentos, en algún momento de la vida, cobran un significado muy peculiar. Uno puede cuestionarse cuando el otro puede escuchar, y muchas veces, puede hacerlo en un momento peculiar, como aquí les relato en este cuento.

Sergio Alonso Ramírez
Psicólogo Psicoanalista

22 de abril de 2020

La Pulsión de Muerte - Psicoanálisis


Hablamos de la pulsión de muerte. Aquello que hace que el sujeto destruya, se defienda, destruya al otro, transforme pero que también produzca estragos en su entorno. Es sólo una introducción pero hay más para hablar de este tema. De momento este primer acercamiento. Sergio Alonso Ramírez Psicólogo - Psicoanalista (atención personal y online) sergioalonso2000@gmail.com Psicosujeto www.psicosujeto.com Consulta: psicosujeto1.blogspot.com Facebook: www.facebook.com/psicosujeto citas: (0034) 647 81 81 38

12 de abril de 2020

Actos Fallidos, Psicoanálsis



Hacemos un pasaje, un pequeño recorrido de lo que son los actos fallidos. Sergio Alonso Ramírez Psicólogo - Psicoanalista (atención personal y online) sergioalonso2000@gmail.com Psicosujeto www.psicosujeto.com Consulta: psicosujeto1.blogspot.com Facebook: www.facebook.com/psicosujeto citas: (0034) 647 81 81 38

10 de abril de 2020

Dejar de esperar para empezar a cambiar - Coronavirus

De alguna manera entre las diferentes sesiones los pacientes van aportando su mirada y pensamientos al respecto de la crisis del coronavirus. Y en resumen les compartiré lo que discurre entre todos:

El coronavirus deseamos que "se" pase. Pero no "se" pasa. Lo que pasará es la cuarentena pero eso no significa que se vaya a ir el virus. Al menos de momento. Esto nos trae a la luz que debemos ser nosotros los que tengamos que adaptarnos a poder funcionar y volver a hacerlo pero diferente. Quizás pase un año hasta que estemos a salvo. Sin embargo esto es una buena oportunidad para cambiar. La psique individual y la grupal no cambian fácilmente. Quieren pequeñas modificaciones a sus formas de satisfacción pero no cambiar. Incluso si el cambio es favorecedor, nos cuesta la incorporación de nuevos sistemas. Una especie si no se adapta a tiempo se extingue. Y aquí debemos ser capaces de aprender a adaptarnos, desde el comerciante, el trabajador independiente y las empresas, pero sin dejar de lado las formas sociales de interaccion. No podemos tener el lujo de quedarnos "esperando". Hasta ahora la mayoría estaba expectante, pero ahora tendremos que pensar cómo cambiar la forma de discurrir social y laboralmente. Es más, la crisis económica tampoco es tan central ahora como el "cómo volver a discurrir como sociedad".
Muchas cosas que a veces veíamos como lejanas deberemos aprender a hacerlas cercanas si nos sirven para ponernos a funcionar. Y quién tarde en darse cuenta (como los países con el coronavirus) pagarán por su negación, como siempre.
Quizás debemos empezar a dejar de estar temerosos y angustiados y comenzar a pensar, por más que sea lo nuevo, lo desconocido (y angustiante frente al vacío), a preguntarnos cómo podemos seguir, diferentes, pero seguir. Y creo que el real desafío de toda psique individual y social es esa.
Esta gran pandemia traerá cosas horribles, dramas y penas, pero también es la oportunidad de descubrir cosas nuevas.
Creo que los empresarios, creativos y todo sujeto tiene que empezar a salir de la espera y empezar a decir "¿Y esto no lo podré hacer diferente de momento?". Quién sabe ¿no? Quizás todo esto nos traiga novedades que de otra manera tardaríamos mucho. Hay empresarios que están reduciendo personal, ERTES y demás... bien... pero eso es un simple paliativo, un seguir igual a ver qué tal se resuelve. Tenemos que comenzar a pensar en lo nuevo lo diferente lo creativo para seguir adelante, de contrario... no sobrevivirán esas empresas.
Yo por mi parte, como siempre, los podré atender a distancia, como comencé hace mucho, cuando todos se agarraban la cabeza ante lo nuevo, y posiblemente ahora lo tengan que hacer todos... somos chistosamente contradictorios. Pero en realidad es la resistencia a nuevas formas de satisfacción, lo nuevo no suele ser tan bien recibido hasta pasado un buen tiempo... Salvo que haya una tragedia y lo nuevo sea la salvación. 
Dejar de observar y comenzar a cambiar es la propuesta que dejo sobre la mesa.


Saludos a todos
Sergio Alonso Ramírez
Psicólogo Psicoanalista
sergioalonso2000@gmail.com

23 de marzo de 2020

Coronavirus, angustia, ilusión, pulsión de vida y muerte

¿Y qué podría decir yo en toda esta pandemia del coronavirus?
Tantas cosas... Muchas de diferente índole.
Lo primero ya lo comenté. La necesidad que aparece en nosotros como sujetos sociales de un Otro, un Amo, que nos diga "la verdad". Es impresionante que a pesar de ver que un virus no tiene nacionalidad ni fronteras y ver como Asia y Europa se contagió, los gobiernos de otros países se hicieron los distraídos. 
Podemos pensar que los primeros pensaron que seria como otras gripes que parecían catastróficas y luego no lo fueron, vale. Pero si ya vemos que se ha armado la "Marimorena" en Europa, pues por algo será, no por ganas autoboicotearse. Y aún así hasta que el Amo, el Otro  el Padre (Presidente o autoridad) dice: "Hay coronavirus y hay pandemia", no está ni existe, ¿Curioso no? Nos habla de los límites y alcance de la realidad que parece existir a partir de la palabra del Otro. Como le pasaba a Descartes con Dios y a Daniel Paul Schreber con sus Dioses respectivos. 
Y aún así, ya declarando la realidad como tal, el sujeto tiene su primer y gran mecanismo de defensa: LA NEGACIÓN. Algo nuevo, en el sujeto, el sistema, la cultura, hace que ésta se tenga que movilizar y el principio de homeóstasis, de equilibrio dice "No, estoy me va a traer lio, mejor no" y lo negamos, así, tan frescos. Si no hay problema sigue el equilibrio. Ahora entenderán mis pacientes cuando les digo: "Cuando cambies realmente tu posición subjetiva te mueves, y cuando cambia de posición la ficha comienza el juego porque están todos obligados a moverse", qué incómodo ¿no? Pero es lo que hay (como dicen aquí en España). 
Segunda fase, volver a negar, pensar que bueno, que es un tiempito libre, un pasaje, no pasa nada. Hasta que el Amo dice "Sí pasa, no escuchas, a la cama se ha dicho y no salgas del cuarto". Seguimos siendo niños. Seguimos necesitando de quién nos guíe a pesar que nuestra soberbia y narcisismo nos hace creer que sabemos muy bien lo que queremos y necesitamos. 
Hasta hace poco había grandes críticas a la "biología" del ser humano y se ponía en cuestión si la misma era fascista al determinar el genero biológico. Ahora hay un gran silencio, porque la biología no entiende de esos conceptos, aparece como un real. 
Los sujetos que tan prepotentes nos volvemos y que creemos que podemos por sobre todo, nos escondemos cómo comadrejas cuando vemos revolotear a la muerte. Ella nos recuerda que somos mucho, pero no todo, que podemos bastante, hasta cierto límite. 
Pero ojo! quien no acepta la muerte, quien no entiende que toda lucha es en la vida y por la vida PERO que hay un momento donde uno tiene que poder resignarse frente a lo que no puede, son los que más sufren, porque pasan de la negación a la megalomanía donde pretenden ganar a la muerte, y a la muerte no se le gana, nunca. Las pulsiones de vida hacen que intentemos vivir a toda costa, y es lógico para nosotros y la especie, pero si no logramos entender los límites, la castración de nuestra existencia, nos enfermaremos. Luchemos por hacerlo lo mejor posible y evitar a la muerte todo lo que se pueda. Pero si ella toca la puerta... no se irá a pesar nuestro. Creo que la lucha y resignación son una buena fórmula para no caer en un pánico que se tiene por una mentira : "Pretender ganar lo imposible". Sí podemos hacer mucho, pero como dije antes, no todo. Y si toca, pues toca, con dolor y desgarro por nosotros o los nuestros.
Y ahora la expectativa y la ilusión de que todo vuelva a la normalidad. Y es allí donde volvemos a utilizar la negación para no ver lo que esta frente a nuestras narices. Esta pandemia traerá cambios en lo social y principalmente lo económico, no será gratis este parón. Y tendremos que ver primero cómo cuidarnos, cómo pasarlo y luego cómo volver. Porque volver no será para todos igual. 
Aquí se verá quién se estuvo preparando por si se presentaba la falta en cualquiera de sus formas o quien, soberbiamente, hizo como que "nunca le iba a pasar nada". 
Estas cuestiones nos sirven para tomar consciencia, madurar y aprender una serie de vivencias, sentimientos y situaciones que debemos atravesar.
Pero también es cierto que en medio del medio, nos metemos en NUESTRAS madrigueras, y a la noche la gente se pone a aplaudir... pero ¿aplauden realmente al otro o a algo de sí mismos?. Somos, por principio psíquico, egoístas, buscamos lo que nos satisface, en este caso, la pulsión de vida. 
Y aplaudimos a los médicos y enfermeras porque sentimos que ellos nos pueden salvar. Pero hasta hace nada no les aplaudíamos a pesar de que siguen siendo los mismos. No aplaudimos a los policías, ejército, supermercados, reponedores, repartidores y todos aquellos que deben seguir exponiéndose. Aplaudimos por desesperación y por ilusión, y también para saber que no estamos solos en la madriguera. Nos creemos, falsamente, independientes, y ahora en este cachetazo al ego vemos como necesitamos salir, hablar, saludar, comunicar interactuar y reflejarnos en los espejos de las miradas de lo otros. Aplaudimos para recordarnos semejantes a los demás y que de alguna manera, la ley de la vida (castración) nos atraviesa a todos y que de alguna forma somos individuos porque estamos en una sociedad.
Ahora en el encierro saltarán otras verdades en muchas casas, de todo tipo y sentiremos aquello que decía Freud, que si no se tramita la libido el sujeto se puede angustiar. Y no nos olvidemos que la gente, justiciera, encontrará en diferentes geografías nuevas formas de pulsión de muerte, de cómo destruir al otro con nuevas justificaciones. 
Pero desde otro ángulo nos conectamos virtualmente, utilizamos los medios para saber que estamos todos, usamos el chiste para decir verdades y tranquilizarnos, para reírnos de nosotros y del otro, pero también para saber si que algo lanzo el otro lo ve. La tecnología está cumpliendo un rol interesantísimo en este encierro que a la vez nos conecta, para bien y para mal. 

No traigo nada nuevo, solo lo que se descubre, lo que ya estaba cubierto, y ahora gracias a esto nos re-conocemos, nos re-encontramos y quizás nos sorprendamos. 

Esta situación de encierro no es nueva, en muchas culturas la gente se encierra para re-encontrarse consigo mismo, pero estoy seguro que muchos temen a esto y de hecho vivían escapando de sí mismos, con lo cual aparece un desafío y una serie de realidad que cada cual tendrá que aprender a tramitar o ir al diván del analista para continuar con estos nuevos descubrimientos. 

Saldremos, estimo, como siempre, pero las grandes crisis también traerán grandes cambios, descubrimientos y nuevas formas de vida. Los más versátiles y aventureros se adaptarán y otros tomarán su tiempo. 

Lo importante, de momento, es vivir lo que toca, esperar y confiar. Porque la pulsión de vida opera en todos, incluso los políticos. 
Y luego tocará adaptarse.

Le mando un saludo grande desde mi confinamiento al de ustedes. 

Sergio Alonso Ramírez

Psicólogo Psicoanalista

5 de diciembre de 2019

La crítica cotidiana y la pulsión de muerte

Hoy pensamos sobre la crítica cotidiana, tan largamente criticada a su vez pero enraizada en nuestro ser desde siempre ¿Tendrá algo que ver la pulsión de muerte en ella? ¿Qué se juega en la crítica? ¿Cuáles son los confines y límites de la misma y dónde nos puede llevar? Pero principalmente pensamos para qué lo hacemos, qué satisface, que se pone en juego en esto que siempre sucede



Sergio Alonso Ramírez Psicólogo - Psicoanalista (atención personal y online) sergioalonso2000@gmail.com Psicosujeto www.psicosujeto.com Consulta: psicosujeto1.blogspot.com Facebook: www.facebook.com/psicosujeto citas: (0034) 647 81 81 38

16 de octubre de 2019

El Águila, el Pez y el Caballo

La semana pasada apareció una metáfora que voló como un pájaro entre diferentes pacientes y me parece que quizás el compartirla aquí le sirva a alguien:

El águila vuela por los aires, el pez nada en el rio y el caballo galopa en el prado. 
No le podemos pedir al águila que nade ni al pez que galope ni al caballo que vuele. Simplemente morirían por no estar en su elemento. De esto se desprende que muchas veces nos pasamos años e incluso vidas enteras no aceptando que el otro es un águila, un pez o caballo. Y le pedimos al águila que se meta en el agua o al pez que galope o al caballo que vuele. Tanto nos cuesta aceptar que el otro, quizás no está enfermo, no es un síntoma, sino que es lo que es que sufrimos en cambiar lo que no se puede cambiar (y al otro que tampoco puede dejar de ser quién es).
En una segunda mirada a esta metáfora se puede leer que nos podemos pasar muchos años o una vida entera no aceptando que, nosotros mismos, somos lo que somos y que a más lo neguemos más lo sufrimos. Es aquello de aceptar la falta también. Pero en una tercera mirada podemos pensar que hasta que el pez no vuelve al agua, el caballo al prado y águila al aire ninguno no va a estar feliz porque no está en su medio. Y que justamente es allí dónde podrá desarrollarse mejor y ser quien es. Porque en definitiva creo que un factor que nos hace sentir más felices es en abandonar los ideales del otro y poder encontrar en propio medio que nos hace más felices. No creo que sea algo fácil, aunque cuando se encuentra se ve sencillo, pero sí creo que aquellos que encuentran sus lugares es allí donde se pueden sentir realmente mejor e incluso pueden desarrollar su galope, su nadar o su vuelo.

Sergio Alonso Ramírez
Psicólogo - Psicoanalista

11 de octubre de 2019

Quizás terminar todo tan rápido no sea lo mejor

Hay como un frenesí, una carrera porque todo se terminé antes dada la fantasía que a antes se empieza se llega más lejos o mejor... Sin embargo aparecen otro tipo de discursos a partir de los 40's de los que han terminado todo muy temprano...



Sergio Alonso Ramírez Psicólogo - Psicoanalista (atención personal y online) sergioalonso2000@gmail.com Psicosujeto www.psicosujeto.com Consulta: psicosujeto1.blogspot.com Facebook: www.facebook.com/psicosujeto citas: (0034) 647 81 81 38

27 de septiembre de 2019

Asomándose a la Psicósis

Este vídeo intenta aportar aproximaciones de observaciones desde la clínica a lo ya establecido en la psicosis. No pretende ser una clase magistral ni mucho menos, pero sí una aportación de una mirada al asunto.


Sergio Alonso Ramírez Psicólogo - Psicoanalista (atención personal y online) sergioalonso2000@gmail.com Psicosujeto www.psicosujeto.com Consulta: psicosujeto1.blogspot.com Facebook: www.facebook.com/psicosujeto citas: (0034) 647 81 81 38
psicosujeto psicoanalista Sergio Alonso Ramirez Atención online internet Madrid centro La Latina Rios Rosas Argentino psicólogo análisis analista psicología psicoanálisis ayuda angustia depresión amor tristeza felicidad Obsesiones consultorio consulta psicológica psiconalítica Trastorno por déficit de atención e hiperactividad, depresión, terapia de pareja, TOC trastono obsesivo compulsivo, histeria, trastorno por conversión, ataque de pánico ansiedad, miedo, fobia, sexualidad, afecciones físicas con implicancia psicológica capital La Latina bruxismo, dolores 28005 28010 atención on line online www.psicosujeto.com. Buen Bueno