"Hay algo que debéis entender de mi forma de trabajar. Cuando me necesitáis y no me queréis, debo quedarme. Cuando me queréis, pero ya no me necesitáis, debo irme... Es un poco triste, pero es así"- película: La niñera mágica.

(Sin embargo, a pesar de mi ausencia física, me tendréis allí donde me necesiten)


7 de junio de 2013

Trastorno de déficit de atención e hiperactividad TDHA: Una triste(i)realidad

Voy a tratar de hablar claramente sobre este trastorno para que todos puedan entender de que se trata. Como suelo hacer pondré ejemplos y que cada uno pueda entender si no lo sufre también en sus propias carnes.

Lo primero que voy a decir es algo que le repito a las madres una y otra vez, el TDAH no existe. Es decir, si su hijo tiene un problema, si no presta atención si no se ajusta a una serie de normas, fuere por el motivo que sea, le dicen que tiene un TDAH. A continuación se le da una pastillita que tiene una serie de efectos colaterales bastante peligrosos y listo, ahora su hijo ya "pertenece".

Pensemos en una familia violenta
, donde pasan cosas realmente sintomáticas y el niño, evidentemente, reacciona. Pues ¿Dónde está el problema? Donde sea más fácil ponerlo, en el niño.

El TDAH cumple la función de la iglesia católica, es decir el perdón. Usted puede hacer lo que quiera como quiera, luego va, se confiesa de corazón y recibe el perdón, lo cual permite que lo vuelva a hacer. Ya sé que no es la idea en principio del triángulo pecado-arrepentimiento-perdón, pero sí que suele darse mucho.

Ahora un sujeto puede evitar y vivir sintomáticamente, no tiene mayores problemas que aguantarlos y gozar de ellos a nivel inconsciente y seguir adelante. El problema es cuando dichos síntomas se refractan, como si de un espejo se tratase, en el niño. Ahí aparece la pregunta tan incómoda que se venía esquivando toda una vida "¿Qué habré hecho?. Pero ahora la ciencia ha encontrado la maravillosa droga para que toda persona pueda seguir adelante con su vida, sus síntomas y aún acarrear más. Ahora si el niño tiene un problema y la ANGUSTIA se expresa con problemas conductuales, como es habitual, se le diagnostica TDAH. Ahora el problema "en realidad" lo tiene el chico. Que no es más que un reflejo del entorno donde vive. Pero mejor pensar que "el chico" tiene "una enfermedad" y con la pastilla "acallamos a todos". El chico evidentemente no se puede defender, los padres no quieren ver, y los profesionales, muchos, encuentran en la pastilla la solución perfecta para cubrir esta falta de escucha. Y bueno... ya lo dice la sociedad actual y el cognitivismo: Fácil, rápido y mantienen la independencia del sujeto. Eso sí... al coste de estar dependiente de una droga.
Pero eso no termina ahí... no señores. No crean ustedes que las pastillas necesariamente curan, sino alteran, como esas drogas que se empeñan en decir a los hijos adolescentes que no tomen cuando les han dado otras de chicos.

¿Qué pasa si un chico tiene como objeto de deseo a otro de su mismo género? Es decir, su elección de objeto es homosexual. ¿Qué pasa con sus padres, hermanos y entorno? Quizás no esté en el entorno más favorable y esto le produzca angustia. Y esta angustia al (re)despertar la sexualidad genital allí por los 11 años genere estragos en sus notas, conducta y demás. Pero no se preocupen, su hijo no es homosexual, tiene TDAH.

¿Y si el chico nace para que el marido no se vaya e igualmente se va? ¿Qué pasa con ese chico cuando la madre lo toma como objeto propio, lo infantiliza, duerme con el hasta avanzadas edades y finalmente no escapa a la angustia? ¿Qué hacemos con ese chico que no tiene la ley paterna, la metáfora paterna para separarse de esa cálida y devoradora relación con la madre? Nada... Ni la madre tiene que ver que le pasa y castrarse y no suplantar a su hijo por su esposo, ni el padre que no es invitado al vinculo con su hijo hacerse cargo, ahora el chico tiene TDAH y ya está.
¿Y si ha habido violencia verbal, física, desapego, maltrato físico y/o psicológico? Pues no pasa nada tampoco. La profesora dirá que el chico no toma atención o es violento. Acto seguido se le toma un "test" y tiene TDAH. Y todos contentos.

¡¡¡Pero ojo!!! No hablemos sólo de situaciones trágicas. Si su hijo tiene ciertas tendencias y habilidades que no se corresponden con el medio y no toma atención... Su hijo no tiene un Don o tendencia elevada... tiene TDAH.
Obviamente nadie tiene tiempo de explorar las capacidades del mismo, pero el TDAH es más "rápido, fácil y sencillo" de diagnosticar.

No se preocupe, tiene un industria entera e instituciones que con aires de grandeza le aseguraran que esto es así.

Yo lo único que les pido es que lean el prospecto de los medicamentos y las contraindicaciones, luego, piensen.

Antes, este "trastorno" (que parece más bien un producto publicitario ya que "sirve para todo") se llamaba hipekinesia. Se daba muy rara vez y podía sucederse en algunos casos, aislados, por cuestiones congénitas, en otros por alguna enfermedad que se curaba y ya.
Pero ahora, ante cualquier disfunción del chico dicen "tiene TDAH".

Lo significativo, y triste de la situación, que este diagnóstico parece decir "el niño tiene problemas, dadle una pastilla y aquí paz y después gloria".

Personalmente he atendido casos donde a la persona le pasaban muchas cosas, desde obsesiones, terrores dentro de la familia, ningunear al hijo, violencia, etc, donde todos eran diagnosticados bajo el mismo trastorno... ¿Adivinen cual? Y para colmo llegaban a la consulta luego de haberse drogado por cosas que ni siquiera nadie sabía que le habían pasado y que empeoraron con el tiempo. Es como decir, si meto esta papa podrida en esta caja cerrada problema resuelto... salvo que se sigue pudriendo y en algún momento dará más olor aún".

Eso sí, todos los casos de adolescentes y jóvenes que me llegaban tenían algo en común:
Nunca nadie los escuchó ni vieron qué les sucedía y todos habían estado drogados de diferentes formas.
He escuchado padres que casi orgullosos sacaban la "bandera" delante de todos diciendo que su hijo tenía TDAH... que en realidad no era otra cosa que ellos mismos tenían algo pero ahora puesto (proyectado) en el hijo y liberados de su propia carga. ("ver conferencia de "la repetición" - Lo ominoso)

Si el chico se ponía "nervioso" pues una benzodiacepina. Obviamente no preguntarse el por qué. Y si no tomaba atención porque está aterrorizado por el mundo... Ritalina u otro fármaco para el TDAH.

El otro día me contaban dos historias de dos chicos en otro país que habían sido diagnosticados de nada... es decir, que no encajaban, es decir de TDAH.
Uno tuvo suerte y un amigo lo envió a un analista que sabía que había que escuchar al niño (y la familia) y ver que pasaba. Los otros padres, siguiendo las instrucciones de las instituciones, sólo le dieron el medicamento.
En este último caso no tuvo más TDAH ya que se suicido. Pero lo más triste de esta historia es que ni siquiera sabe nadie porqué. Eso sí... en las contraindicaciones dicen que se pueden suicidar...

Como les comentaba anteriormente esos chicos crecen y aquello que no han resuelto sigue ahí y luego continua haciendo su efecto. Pero para eso hay otra solución que se llama "volver a diagnosticar". Y así van saltando de un diagnóstico a otro y de un medicamento a otro sin siquiera poder "hablar" ni "ser escuchados".
Ya sabemos que justamente es lo que más "cuesta", lo "menos querido" pero sí lo más necesario.
Aparece el medicamento como obturador del síntoma para que el sujeto pueda seguir "independiente" con su enfermedad, con su angustia, con su situación que hace aguas y presenta síntomas.
Los padres tampoco quieren verse reflejados en el espejo del hijo. Y ahora lo que pudieron evitar durante toda su vida lo pueden evitar pero puesto en el hijo. Un amo los absolvió de aquello que viven culpogenamente y ahora es el chico quien tiene el problema y para eso hay muchos medicamentos.

Desde jóvenes profesionales aprendemos que cuando hay algo que funciona mal en una familia se puede expresar en los más pequeños.
Y no se trata de "culpar" a padres, sino de que puedan enfrentarse todos a cuestiones que evidentemente están haciendo mella en ellos mismos y ahora en los hijos. Estas cuestiones muchas veces no son conscientes, son síntomas, repeticiones, que les ha permitido vivir una vida de una forma particular, nada más que ahora se transfigura y hace efecto reflejo en un hijo.

Otros, muy seguros de si mismos, hablan de como afecta al comportamiento neuronal, por ende, es físico no psicológico. Y yo siempre digo lo mismo para que lo entiendan: "Piense en la persona o animal que más quiera. Ahora imagínese que muere delante suyo. ¿Usted está triste, angustiado y desesperado por un proceso químico o ese evento subjetivo suyo le produce un equivalente químico en su organismo?
Si es así tendríamos que prohibir las llamadas donde informan que se murió un ser querido ya que "las llamadas telefónicas de este tipo producen alteraciones neuronales. Esta comprobado científicamente"...

El cuerpo y la mente no están separados, son uno. El cuerpo habla cuando no puede hacerlo la boca. Nos angustiamos y nos afecta el estómago, vivimos acelerados y nos afecta el corazón, se nos pone la piel de gallina, les mostramos al mundo nuestras penas a través de la piel...

Entonces cuando a alguien le pasa algo, que me digan que existe el trastorno de "le pasa algo" quiere decir que no existe el trastorno ese, sino que significa otra cosa. Puede haber algún tipo de desorden neuronal congénito, que es más raro, algún otro medicamento que lo excite, y todo lo que mencionaba antes. Pero diagnosticar sólo y únicamente porque "no encaja" es lo mismo que que lleve el coche al mecánico y él mismo me diga "El coche no funciona empújelo".

Pero como toda farsa llega a su fin parece que ahora el propio sistema está empezando a decirlo, inclusive para aquellos que nunca quisieron escucharlo y ya están empezando a publicarlo como en este artículo donde Leon Eisenberg comenta su extrañeza frente a la cantidad de Diagnósticos:



CDC en USA:




Pero igual no se preocupe, porque si quitan este trastorno lo subdividirán en varios más para que todos se queden tranquilos y el chico que siga acarreando con algún remedio una realidad de la cual no puede defenderse.
Nadie en la vida quiere dejar de repetir, especialmente si es sintomáticamente, y menos que la realidad nos devuelva algo que nos refleja eso que evitamos. Pero la solución por más que aparentemente sea volver a evitarlo, se trata de poder afrontarlo a pesar que es difícil y costoso... sino la posta se la seguimos dando al que viene.


Sergio Alonso Ramirez
Psicólogo - Psicoanalista.

3 comentarios:

  1. ¡Contundente!
    Es una farsa y un negociazo para las farmacéuticas.
    Gracias por ser tan didáctico (estudie en la corriente conductista)
    Saludos y felicidades por este excelente blog.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdoo,... gracias por exponerlo.. ojalá los padres pudieran escuchar,,, aunque solo un poquito...

    ResponderEliminar
  3. me parece coherente, pues es buen negocio la farmacoterapia. y el riñon, higado etc de efectos secundarios que....

    ResponderEliminar

psicosujeto psicoanalista Sergio Alonso Ramirez Madrid centro La Latina Ruben Dario Argentino psicólogo psicologo análisis analista psicología psicoanálisis ayuda angustia depresión amor tristeza felicidad Obsesiones consultorio consulta psicológica psiconalítica Trastorno por déficit de atención e hiperactividad, depresión, terapia de pareja, TOC trastono obsesivo compulsivo, histeria, trastorno por conversión, ataque de pánico ansiedad, miedo, fobia, sexualidad, afecciones físicas con implicancia psicológica capital La Latina bruxismo, dolores 28005 atención on line online www.psicosujeto.com. Buen Bueno