"Hay algo que debéis entender de mi forma de trabajar. Cuando me necesitáis y no me queréis, debo quedarme. Cuando me queréis, pero ya no me necesitáis, debo irme... Es un poco triste, pero es así"- película: La niñera mágica.

(Sin embargo, a pesar de mi ausencia física, me tendréis allí donde me necesiten)


1 de agosto de 2013

Blancanieves: Su madrastra, el espejo y el psicoanálisis


Artista: http://www.jmatheus.es
Jorge Matheus

Bruno Bettelhein en su libro "Psicoanálisis de los cuentos de hadas" nos abre todo un interesante análisis sobre la función de los cuentos de hadas en la niñez y sobre su vínculo con las vivencias del niño.
Como nos recuerda, el niño dada su edad, todavía no puede hacer una unión entre lo bueno y lo malo y comprender que las personas pueden estar conformadas por estas dos características, sino que los vivencia como aspectos separados. O se es malo o bueno, no hay tonalidades posibles. Esto se repite en todos los cuentos de hadas donde aparecen los personajes "siniestros" y los "benévolos" en los cuales no hay punto intermedio ni de inflexión.
Hoy me gustaría analizar una pequeña escena de Blancanieves que nos viene a contar mucho sobre la vivencia de una madre y una hija.
Como en todos los cuentos, la figura de la madre a la cual se teme o se tiene sentimientos hostiles aparece siempre como la "madrastra", es decir aquella que es lo opuesto a la madre buena y comprensiva que también puede aparecer en otra u otras figuras de mujeres completamente buenas. Sería otra representación de la "teta buena y la teta mala" de Melanie Klein.
Desde este punto de vista, la madrastra es la versión de la madre que amenaza y que puede tener sentimientos hostiles contra el niño. Sentimientos que el niño puede inferir y temer (dado que él mismo los tiene con respecto a los demás).

En Blancanieves aparece algo que sucede muy a menudo, a veces de forma muy clara y otras más esfumadas, y es la imagen de la hija como posibilidad de pérdida del amor. Es decir, dejar de ser el objeto de deseo para ser desplazada por otro. Esto también tiene su lógica: a través de los años en todo matrimonio el deseo tiende a mermar con la cotidianeidad, exigencias y principalmente con el conocimiento del otro. El mismo es una barrera que nos impide fantasearlo y a su vez, al ya poseerlo, no es objeto de conquista. Sin embargo hay un conflicto emocional importante ya que cuando nace la hija mujer, en muchas ocasiones se genera este vínculo edípico con la hija, que si bien el padre tiene prohibido quedarse con ella, la mirada de él tiende a verla con más amor que a la madre. La prohibición edípica no es una prohibición sentimental, sino carnal y simbólica. Entonces, desde este lugar la madre es objeto de identificación pero a la vez una amenaza de la cual se librará cuando consiga su propio hombre. La madre por su parte siendo consciente o no, percibe como el deseo libidinal de su marido se deposita a través del tiempo más en la hija que en ella. Esto es a su vez motivo de celos que también se convierten en una amenaza para la niña.
En los cuentos de hadas se percibe este tipo de relación a partir de "la bruja mala" y la "madre buena o hada madrina". Una es fuente de amor y la otra de sentimientos sumamente hostiles.

Ver Vídeo (00:01:17)

En el vídeo presentado (dónde la bruja le pregunta al espejo quien es la más bella) aparece un fragmento que creo que es digno de ser mencionado y que tiene que ver con la "Fase del Espejo" de Jacques Lacan. Dicha fase lo que dice, excesivamente resumido, es que el niño en un momento dado se empieza a reconocer en el espejo, ve su imagen y la madre le dice "sí, ese eres tú". Esta visión hace que el sujeto se vea a sí mismo a través de la mirada del otro. Es decir, el sujeto es por aquello que viene de afuera, por esa mirada que lo sitúa en un lugar en particular. También es cierto que hay un acto para reflejarse de un modo u otro, pero a su vez esta búsqueda de un tipo de reflejo tiene que ver por como ha sido "mirado" por los otros e incorporado a sí mismo.

Si observamos este fragmento del cuento, la madrastra busca su identidad en el espejo. Es allí donde ella se refleja donde le (se) pregunta quién es la más bella. La respuesta está del otro lado del espejo, no en ella misma. Recordemos que esta madrastra es quien se casa con el padre de Blancanieves y quien, bajo el precepto de ser la más bella, consigue de esa manera mantener su posición. El no serlo le representa una amenaza. Inclusive, en la reproducción de Disney, si tomamos atención, la "madrastra" es sumamente parecida a Blancanieves, tienen buen cuerpo, piel blanca, labios rojos y si bien el pelo no se ve, aparece cubierto por una especie de capucha negra.
La pregunta que uno se puede hacer es: ¿Por qué semejante obsesión narcisista por ser la más bella del reino?
Pensemos un poco ¿Qué riesgo puede traerle no ser "la más bella"? Evidentemente no ser admirada por ello, pero principalmente la posibilidad de la pérdida de la mirada de su marido, el rey. Y para colmo por una que se le parece, pero más joven y bella.

Es decir la madrastra es la más bella, o no, dependiendo de la mirada del otro, no de aquello que ella piensa de sí misma. Se construye a partir de ese reflejo que le devuelve lo que ella es.
Por otro lado aparece la pulsión de muerte en su vertiente destructora como guardiana de la satisfacción personal. Así como un elefante rompe las ramas para comer y satisfacerse, la reina busca la muerte de su "hijastra" para seguir ostentando ese lugar narcisista y especular frente a todos.

¿Y cómo termina esta historia? Pues cuando Blancanieves encuentra a su hombre que, justamente, la puede liberar de esa mirada amenazante, posicionándose ella como reina y obteniendo la mirada de todos.

Los cuentos de hadas no se perpetúan en la el tiempo por modas o casualidades. Los mismos aparecieron en tiempos lejanos transmitiéndose de generación en generación previas a la escritura, ya que a cada sujeto, a nivel inconsciente, le remite a una historia propia. En este caso la historia del Edipo femenino que logra cambiar de posición una vez que se sitúa a sí misma como reina y esposa de un príncipe que ahora la hace reina a ella misma. Sin embargo lo importante de estos cuentos es que al niño se le presenta una historia donde puede organizar una serie de sentimientos que si bien pueden ser angustiosos terminan teniendo un final feliz. En este caso, que ella misma podrá, a pesar de su debilidad, convertirse finalmente en una reina y obtener a su príncipe azul.

Sergio Alonso Ramirez
Psicólogo Psicoanalista



1 comentario:

psicosujeto psicoanalista Sergio Alonso Ramirez Madrid centro La Latina Ruben Dario Argentino psicólogo psicologo análisis analista psicología psicoanálisis ayuda angustia depresión amor tristeza felicidad Obsesiones consultorio consulta psicológica psiconalítica Trastorno por déficit de atención e hiperactividad, depresión, terapia de pareja, TOC trastono obsesivo compulsivo, histeria, trastorno por conversión, ataque de pánico ansiedad, miedo, fobia, sexualidad, afecciones físicas con implicancia psicológica capital La Latina bruxismo, dolores 28005 atención on line online www.psicosujeto.com. Buen Bueno