"Hay algo que debéis entender de mi forma de trabajar. Cuando me necesitáis y no me queréis, debo quedarme. Cuando me queréis, pero ya no me necesitáis, debo irme... Es un poco triste, pero es así"- película: La niñera mágica.

(Sin embargo, a pesar de mi ausencia física, me tendréis allí donde me necesiten)


20 de mayo de 2014

Lo inconsciente, (se) cuela.

La gente muchas veces supone que aquello inconsciente está sumamente oculto. Y es verdad que la historia y los motivos que generan síntomas no están al alcance del sujeto. Pero si los resultados de su historia que derivan en síntomas. Y los síntomas nos pueden dar muchas pistas sobre cuestiones del inconsciente. 
Dicho esto, aquello que está oculto, no sólo deja una secuela, sino que en el propio acto se cuela. 
Los actos y las cosas, a pesar de ser iguales pueden significar cuestiones muy diferentes dependiendo de la intención del sujeto y hacia qué o quién se dirige. 
Un "dar todo" a la persona deseada puede significar "dar todo porque en realidad no se puede ser amado por lo que ya se es" (sopesar lo que se siente que no se tiene, u otras cuestiones dependiendo del sujeto). 
Un ramo de flores puede significar amor, agradecimiento, felicitación o culpa por venir de engañar a la pareja. 

Hay una escena que a pesar de ser muy penosa para el protagonista es muy ilustrativa:

Entra un sujeto mexicano a un hotel en España. Y ya al entrar hacía como una especie de juego escénico donde se tambaleaba un poco. Pero no tanto como un borracho sino más bien como alguien que exagera para llamar la atención. Como su paso por dicha recepción fue muy larga aportaré resumidamente sus actos: 
En cuanto vio que lo escuchaban se quedó en el lugar.
Pregunto dónde podía comprar (a las 3 AM) un repuesto para "su Audi A8". Y que en México lo podía conseguir en la casa Audi. Su intención real parecía ser dar a conocer que tenía un coche caro. 
Luego se pone a hablar de que vivía en Cancún donde era el paraíso y estaba lleno de "culos" (refiriéndose a las mujeres) "fáciles" (que según él eran todas y las podía obtener). 
Que allí casi no había de esas "indígenas feas y morenas".
Que venía de la calle y que las chicas se apartaban de él (eso lo comentó al principio)
Que en España (Madrid) parecía ser muy fácil tener relaciones con mujeres (posiblemente las mismas que se apartarían de él en la calle...)
Que posiblemente se esté poniendo viejo (tenía 44 años, era un hombre que no parecía nada atractivo, vestido moderno, de cuerpo normal)
Que él ganaba mucho dinero. 
Que conseguía mujeres todo el tiempo (pero hablaba de ellas de forma despectiva, como si fueran cosas menos valiosas que su coche, pero que servían para demostrar algo)
Repetía todo el tiempo frases que mostraban como era un hombre que ganaba mucho y que "tenía más". 
Llegó inclusive a mostrar el dinero al recepcionista (de unos 30 años) y al hermano de 24 años. 
Les llegó a preguntar cuanto ganaban, sin otro motivo que para decir que era poco (evidentemente nadie se ha hecho rico de recepcionista de hotel, ni siendo un estudiante de 24 años). 
En ningún momento les preguntó nada de su vida, sólo hablaba de sí mismo, de que era un ganador y quería a dar entender que era "exitoso". 
Que no había estudiado más allá de la secundaria (dando el discurso que por eso era un hombre maravilloso). Eso sí, aclaraba que él no quería ostentar...
En un momento quería ir al baño y como no lo encontró, en voz alta dijo que orinó en un piso del hotel.
Que había que ir a Cancún (Dónde él vivía y que era el paraíso)
Que el resto de México era el "tercer mundo"
Repetía todo el tiempo a modo de gracia que si eran "putos o maricones" (justo en España donde no es algo que tenga mayor importancia. Sin embargo la cuestión repetitiva sí parecía que tenía relevancia para él).
Pero... en un momento le mostraba a uno de ellos cómo tendría que hacer para llevar a una mujer borracha, él haciéndose pasar por la mujer borracha. 
Finalmente cuando ya cansados de escuchar todo esto se despiden. El hombre "exitoso y ganador", les pide que "no lo dejen solo" y también que "se queden a dormir en la cama con él"...

Obviamente hablamos de alguien que presenta un profundo complejo de inferioridad (recubierto del de superioridad), y que como todo impotente, intenta cubrirlo con prepotencia para ocultar lo que siente que es. 

Lo interesante de todo esto, es cómo funcionan los síntomas. El hombre había sido criado de forma humilde y parece que no lo había vivido muy bien. De hecho en todo momento trataba de cubrirlo con un manto de objetos valorados socialmente. Lo que no sabía era si a los que les hablaba les interesaba en lo más mínimo lo que él consideraba "bueno". Él no podía escuchar a nadie más que a sí mismo. Todo su argumento era para intentar convencer al otro de lo que él no es, de forma repetitiva y compulsiva. 
Pero la cuestión es que en el mensaje siempre se cuela lo inconsciente. Obviamente para el sujeto que decía todo esto no. Suponía que se estaría luciendo y aparentando una imagen de alguien que podía ser deseado y amado. Su pretensión era venderse como un objeto fálico. Pero no se vendía, sino que suplicaba. Y cuando se suplica no es que tenga algo de valor, sino todo lo contrario. 
En vez de ser alguien deseado terminó cansando a los que lo escuchaban, la sensación que luego me comentaron era de que "este tipo es raro, medio loco ¿no?". También decían que era un pobre con dinero, un pesado, un mentiroso, ordinario, prepotente, que no tenía nada de clase, etc. 
¿Se puede ver a lo que voy? El síntoma se muerde la cola. Debajo de la riqueza que mostraba se veía una profunda pobreza, un desprecio que sentía hacia sí mismo pero que ahora intentaba cubrir y poner en los demás. Y aun así, los que lo escuchaban, que no eran ni psicoanalistas ni estaban vinculados con estos temas, percibieron todo esto. 

Podría bien estar orgulloso de sus logros, de haber podido luchar con su falta a cuestas y haber logrado algo. Podría no sentirse cómodo con gente de tal o cual color o lo que fuera. Pero no era su caso, el necesitaba vender todo a favor suyo y poner al otro, considerado inferior, como objeto enaltecedor de sí mismo.

El hombre intentó demostrar su riqueza, pidió que la vean, suplico que la quieran y se terminó viendo su profunda pobreza. 

Lo cierto era que parecía un "pobre" tipo que vagaba por las calles mendigando un poco de atención y que ni siquiera un recepcionista ni un chico de 24 años se la terminaron dando. 
En definitiva, el hombre, era pobre. Nada de lo que tenía lo podía hacer sentir valioso...

Sergio Alonso Ramírez

Psicólogo Psicoanalista

2 comentarios:

  1. Genial,Sérgio me ha encantado tu escrito.Los que nos psicoanalizamos tenemos la gran suerte de poder trabajar nuestro inconsciente.( SÍNTOMAS)

    ResponderEliminar

psicosujeto psicoanalista Sergio Alonso Ramirez Madrid centro La Latina Ruben Dario Argentino psicólogo psicologo análisis analista psicología psicoanálisis ayuda angustia depresión amor tristeza felicidad Obsesiones consultorio consulta psicológica psiconalítica Trastorno por déficit de atención e hiperactividad, depresión, terapia de pareja, TOC trastono obsesivo compulsivo, histeria, trastorno por conversión, ataque de pánico ansiedad, miedo, fobia, sexualidad, afecciones físicas con implicancia psicológica capital La Latina bruxismo, dolores 28005 atención on line online www.psicosujeto.com. Buen Bueno