"Hay algo que debéis entender de mi forma de trabajar. Cuando me necesitáis y no me queréis, debo quedarme. Cuando me queréis, pero ya no me necesitáis, debo irme... Es un poco triste, pero es así"- película: La niñera mágica.

(Sin embargo, a pesar de mi ausencia física, me tendréis allí donde me necesiten)


20 de diciembre de 2012

La caída del nombre del padre... ¿y eso?

Artista: Jorge Gomes Matheus
http://www.flickr.com/photos/jmatheus/sets
Y no... me van a disculpar... no soy original, tantos han escrito sobre esto... Tantos y ¡Tan bien!. Pero bueno... uno es un ser en falta, hace lo que puede. Y yo no sé si puedo, pero al menos intento.
¿Qué intento? Y bueno... transmitir algo, algo que diga algo... que haga que la persona se pueda decir algo... algo que, de alguna manera, haga pensar al otro. Porque en ese pensar, el sujeto se hace compañía de si mismo, y ese seguro que no abandona. ¡Si, ya sé! le puede fallar, pero no le abandona.

El nombre del padre, desde Lacan se refiere a la función del padre. Función que se instaura en una persona, da igual la filiación que tenga con el niño, puede ser el padre, el tío, la otra mamá, el otro papá, el abuelo muerto, el padre fallecido e idealizado. La función del padre es la ley.
¿Qué ley? La ley que dice: "No te puedes quedar con tu madre, la amas pero no es tuya, no eres perfecto y debes ir a buscar otra mujer por ahí. Ella no es para ti, hasta ahora lo fue, pero ya no más".
El niño en ese refugio caluroso, cálido y agradable se encuentra en esa díada con su madre (o quien cumpla la función). Lo es todo para él... Y él para ella. Pero esa madre fálica, la que tiene lo que todo necesita el niño, también es fuente de grandes angustias. Porque nada es gratis en la vida... La madre demanda, pide, exige, quiere, devora. Ese amor es una amor que dice "no quiero que le pase nada"... Como Gollum en el señor de los anillos "lo cuida como si fuera su tesoro". Un tesoro que al igual que Gollum aliena a los dos en una relación especular donde uno es el otro. Pero el niño necesita vivir, necesita salir a un mundo, necesita hacerse hombre o mujer ¿Cómo zafarse de esa boca gigante de cocodrilo (como dice Lacan) que puede cerrarse en cualquier momento comiéndose a su hijo en ese amor apabullante? Con un padre, con una ley que permita que esa boca no se cierre. Que le permita ser amado de otra manera. Una manera que tiene costes... tiene leyes. La primera, es que no puede quedarse con mamá, que no es omnipotente, que no es tan importante porque la madre... la madre se acuesta con otro, pone a otro en primer lugar: al padre.
Pone a ese hijo de puta que me quita mi lugar, a ese que le tengo miedo porque me puede lastimar (es gigante y tiene fuerza) y a su vez a ese que también quiero porque hace cosas que me gusta y me puede proteger...
¿Entonces qué hago? ¿Me quedo con este amor que todo lo demanda y me separa del mundo o me voy con papá que me prohibe?
Todo dependerá de lo que diga mamá... Si mamá trae a papá en su discurso, si para mamá hay leyes, hay una ley paterna, tendré que someterme a la misma, pero bueno... al menos podré identificarme con él, o tomarlo como objeto de deseo, pero me libera de este vinculo "exclusivo" que ahora deja de serlo.
¿Y qué gano? La ley, la que me estructura como sujeto, la que me indica la realidad, la que permita verme como un individuo cosido, entero, en una sola parte completa.

El "nombre del padre" es lo que hace que el sujeto entienda que hay leyes, que no se puede vivir de placeres, a pesar de quererlos, que hay cosas que requieren requisitos. Que no puedo comer 5 kilos de chocolate y no engordar. Que no se puede tenerlo todo, que hay que castrarse en la vida y aguantarse. Que no puedo estar en pareja y meterles los cuernos porque hay un convenio tácito, cultural y firmado simbólica o físicamente. Que no puedo tener músculos sin hacer ejercicio... Es decir, que hay una realidad y que hay que transitarla.

Esta función es la que da dirección al sujeto en su vida, le da pautas. A su vez se sabe amado por la madre, pero ahora prohibida. Ya se buscará otra parecida. Pero aprende de muy pequeño que no se puede con ciertas realidades. Y a su vez el padre introduce al hijo en una cultura con sus normativas. Y también le enseñara, vía ejemplo, vía identificación, vía discursivamente, que hay que aguantarse a veces y esperar para obtener un resultado. Que un árbol no crece en un día, ni una carrera universitaria se obtiene en una semana y que si quiere tener dinero guardado hay que ahorrar y para ahorrar aguantarse.

Ese es el nombre del padre, el que trae todo esto, el que hace que el sujeto se sepa en falta, no completo. Completo es para mamá, lo es TODO, su nene dorado. Pero a papá hay que obedecer o satisfacerlo para obtener algo.
En estos dos puntos se basarán muchas cuestiones de la vida de un sujeto, en especial la actividad delictiva donde el sujeto "evita la ley", se complace todo el tiempo, goza sin problemas. No hay padre... no hay ley paterna, ni reconocimiento de la misma. O inclusive hay una ley paterna que dice "desobedece la ley, roba, mata, etc".

Y recién ahora hablo de porque los psicoanalistas hablamos de la caída del nombre del padre:

Leemos en la sociedad actual un discurso: "tu lo puedes todo". La ley va cayendo. La iglesia cayo hace mucho tiempo, no como institución sino como instituida, para bien o para mal dependiendo de cada uno. Pero lo cierto es que en este momento el sujeto está entregado a una sociedad que solo le dice una cosa: "GOZA!!! GOZA!!!! No te cortes un pelo!!!! disfrútalo todo!!! Todo lo puedes!!! todo esta al alcance de tu mano!!!! compra!!! compra!!!! pide prestamos!!! no ahorres!!!! no te molestes!!!! No te molestes!!! no respetes nada!!! tu vales mas que todos!!! Tu eres lo primordial!!! Te mereces todo!!!.
Estamos en medio de una sociedad de consumo, pero uno acérrimo.
Inclusive en esta cultura aparecen psicologías que lo que dicen es: ¿Tienes un síntoma? No hay problema!!! yo te lo quito rápido!!! barato!!! y así puedes seguir enfermo pero sin síntomas!!! y si te aparece otra cosa... pues otra cosa será.
Digamos... es como quitarle el estornudo a alguien con gripe, pero no el virus de la gripe (para poner un ejemplo sencillo, que sabemos que el sujeto se cura con reposo).

Ahora la ley dice "no hay ley, satisfácete!".
Obvio!!!! Obvio que la gente lo quiere, quiere volver a ese estadio de completud donde lo era "todo" donde lo valía todo!. Y Claro! claro que no quiere saber de la ley, que hay que joderse, aguantarse, trabajar las cosas, construir, ahorrar, valorar aquello que cuesta, etc. A su vez se desconoce esa felicidad hedemónica producto del esfuerzo a largo plazo y que queda instaurado en el sujeto.

Desde la clínica se puede ver claramente estas cuestiones. Es verdad que cada sujeto tiene su historia y sus conflictos. Pero quiero ir más allá de lo particular y lo que se puede ver, o mejor dicho, como se puede escuchar esta caída del nombre del padre.

Llega un momento... Un momento en el cual el sujeto ve que quizás no puede todo, no es ese ser adorado, no puede tener esa casa, o ese trabajo o esa pareja, o esos ideales... Y la pregunta que queda es ¿Y ahora qué? ¿Quién carajo soy? ¿Dónde voy si no puedo consumir todo eso? ¿Si no soy el guapo de la televisión quien soy? ¿Y si no puedo usar esas marcas?. Y peor aún!!!! mucho peor!!! y si lo tengo todo... ¿ahora qué? Bueno... también si lo tengo "todo" me puedo drogar... total... soy omnipotente... no me voy a morir si no quiero, si lo puedo todo...
Aparece el vacío... Y ese vacío ¿Cómo se complementa usualmente? Con síntomas, con compulsiones, con obsesiones, manías, con correr como locos intentando consumir lo próximo que seguro nos dará esa felicidad... ese puesto para que me quieran, esa otra pareja que me amará mejor... eso otro.

Pérdidos... Los sujetos se pierden... Y llegan a un momento de angustia porque la realidad ya no da opciones, no satisface y lo peor es que actúan como autómatas pero saben que algo anda mal. Se buscan gurus que nos hablen de la realidad, nuevas religiones o se aferran obsesivamente a la ciencia, que por otro lado dice "parece ser esto", no es suficiente, la iglesia era más contundente.
O inclusive intentan poner al psicoanalista en el lugar del saber, del gurú. El que todo lo sabe y puede.
¿Y qué es todo esto? La desesperada búsqueda de un padre, uno que nos de respuestas.
Pero ojo! porque no queremos cualquier respuesta, como estamos "mamitizados", como se nos acostumbró al goce, queremos respuestas fáciles, rápidas, cómodas, que no impliquen esfuerzo y nos haga sentir súper geniales. No vaya a ser que tengo que enterarme que para hacer algo tengo que esforzarme. Y si hago un esfuerzo, obviamente quiero TODOS los reconocimientos.
¿Que vemos ahí? Que el "nene" se portó bien un ratito y ahora quiere tener TODO de vuelta.
¿Y qué dice papá? En la vida las cosa hay que currárselas (Currárselas = Trabajarlas).

Esa es la caída del nombre del padre... es dejar lugar al delirio para poder gozar. Es pensar que gano dinero sin hacer nada, adelgazar sin hacer dieta, ganar sin producir, tener sin hacer... gozar perversamente.
¿Y saben lo peor? Que es mentira!, pero el mensaje está ahí, instaurado, y mientras cada uno tiene que trabajar, sufrir, amar, odiar, estar alegre o triste, se vive pensando en eso... en esa promesa. Pero lo grave es que el sujeto se ha quedado sin caminos mas que el consumir... y en ese consumir, consumirse a si mismo.

¿Entonces por qué los psicoanalistas dicen que son subversivos de la actualidad? Porque el psicoanálisis te dice cosas raras. Paga por trabajar, por trabajar por tu salud mental y para no quedarte en deuda. No consumas, piensa que es lo que te falta. piensa... analiza... reflexiona... Encuéntrate en tu reflejo, no en el coche o esas gafas de marca. Mira para adentro, no en los papelitos de colores que te venden.
En la sociedad actual donde todas las soluciones vienen de afuera, el psicoanálisis te dice que pagues por un viaje hacia adentro. Pero que barbaridad!!!!! Que miedo!!!!! Que horror!!!! - pero si ya ni sé lo que hay dentro!!!!! - Yo sólo sé que si me compro el nuevo móvil me gustaré más en la mirada de los demás!!! -
Ah... que pasa si no tengo ese móvil? Bueno... que se yo... no sé... me tengo que ir a trabajar mucho para comprarlo... Tchau!

Entonces que ofrece un análisis...? un camino inverso. Escuchar al sujeto, escucharlo a él... que se escuche él... que pueda hablar "hacia adentro" y no siempre con un afuera imaginario.
Me gusta una imagen que puede que otros (analistas) no estén de acuerdo, pero es la siguiente:

¿Se acuerdan de los monjes tibetanos, que para aprender hay que subirse al monte, llegar al templo, vivir austeramente, y hacer un viaje interior, trabajar arduamente para encontrarse a si mismo?
Pues así creo que podemos simbolizar un psicoanálisis en el occidente.

Claro!!! Obvio que vienen los pacientes buscando caramelitos envenenados, soluciones rápidas, formas de seguir sufriendo pero mejor... Pero no se trata de eso. Lo psicoanalistas no somos dioses, en todo caso, guías que puntualicen para que cada uno pueda ir recorriendo su laberinto y conocerlo. Pero cuando uno conoce los pasajes, los cuartos, etc. de su laberinto... ya no produce angustia... ya no se llama laberinto... se llama "hogar", con una gran diferencia... que ya no es motivo de angustia.

Sergio Alonso Ramirez
Psicólogo - Psicoanalista

Foto: Jorge Gomes Matheus - http://www.flickr.com/photos/jmatheus/sets

9 comentarios:

  1. Hola Sergio. Le comento que habiendo releído esta cuestión del nombre de padre, me surge una pregunta mas allá de la claridad con la que lo explica.
    Trataba de pensar esta "caída" en la psicosis, en la forclusión en el decir de Lacan, en este rechazo a ese significante del nombre del padre, si es que lo tengo bien entendido. Me pregunto en base a lo que escribió, si se trata en este caso de una madre que no supo ubicar ese lugar del padre que usted comenta en el artículo. Pues por lo que entendí el padre impone la ley y la madre debe afirmar ese lugar al niño. Es eso lo que ocurre en la psicosis?.
    Y en base a ésto a su vez, recordé una película justamente donde se ve la estructura psicótica en un niño: "We have to talk about kevin". Nosé si la vió pero es muy interesante para pensar estas cuestiones. Me gustaría saber que piensa respecto de esta forclusión, o de esta caída que usted comentaba en la psicosis para así bueno, volver a ver porque no la peli y terminar de comprender algunas cuestiones.
    Desde ya le agradezco su tiempo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Verónica:

    Desde la teoría es muy difícil de entenderlo o al menos de traducirlo en una comprensión de aquello exterior que llamamos realidad. Conozco a un chico que es un perverso (en toda regla) y el si bien no hace forclusión del nombre del padre, lo "suplanta" se pone en su lugar y actúa perversamente. Hay evidentemente como una permisión de esa imagen de invadir a la fuerza su imagen. Pero el tema es que tendrías que ver su relación con la realidad como roza la psicosis sin serla. Como para satisfacerse y ponerse en el lugar central de su narcisismo puede interpretarla como mejor le place. La adapta a lo que el quiere para satisfacerse, la fantasea, la inventa. Sin embargo, la realidad si le puede hacer mella y el desafiarla. Por ejemplo si alguien le dice "te queda bien ese corte de cabello" el te dice "cuando me vio casi se muere diciendo lo guapo que estoy y lo bien que me queda el pelo. Quería tener sexo conmigo todo el tiempo... no sabes...".
    Ahora en el caso del la forclusión significa que el nombre del padre, es decir, la ley que va más allá del narcisismo del sujeto, que le pone un límite pero que la vez le marca un sentido, un camino, una ley que ordena las cosas.
    Para entenderlo imaginate que estas en un globo, de estos tan lindos que vuelan por el cielo y vos vas en la canastita. Obviamente estas segura por las cuerdas, los cables, la canasta, etc. Ahora imaginate que eso que te limita, pero te protege y te da un sostén, desaparece, no está, no existe... caes... caes en un vacío donde no hay de donde sostenerse. ¿A que da angustia?.
    En la psicosis el padre, que siempre es invitado por la madre, queda forcluido, no está. Pero lo que no está es la figura como ley, ley de corte que impide que el chico se quede pegado narcisísticamente a la madre. Entonces solo existe la ley de la madre que le dice "hijo mio goza", pero al no tener nada que lo estructure, no puede articularse como sujeto. Ya la realidad se altera porque no hay un filtro que le permite ni relacionarse con su cuerpo ni con el exterior. De ahí que escucharás que muchos pacientes psicóticos pueden estar llamando a sus analistas a las 3 hs de la mañana para discutir nimiedades. Pero si al paciente se le ocurre que tiene que decir eso y que es importante para él, no le importa la realidad, lo llama y punto. Hay una cuestión con el narcisismo muy fuerte y muy importante. No hay un corte que le permite "cortarse un pelo" en su narcisismo y poder relacionarse con el otro. Él lo es todo, y el mundo es él.

    Espero que te haya sido de alguna utilidad!

    Saludos y Gracias por escribir.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la respuesta Sergio! fue justa a lo que te preguntaba. Volveré a ver la película que le comentaba a ver si puedo despejar algunas de estas cuestiones.
    Gracias!

    ResponderEliminar
  4. Hola Sergio. Verás, estoy haciendo mi tesis justamente sobre la declinación de la imagen paterna y al inicio del post mencionas que han habido muchos que han escrito sobre la caída del padre. Cuento apenas con muy poca bibliografía sobre el tema, serías tan amable de compartirme algunos títulos? Estaré esperando tu respuesta. Gracias
    Saludos desde México.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchos analistas que frente al mensaje de satisfacción inmediata deducen, obviamente, que se fabrica sujetos perversos que no pretenden castrarse sino tenerlo todo fácil, gratis y merecedores por su mera existencia. A partir de la comprensión de lo que es la perversion y ver la televisión se puede deducir con cierta facilidad. El mensaje suele ser "no hay límites". Tendrías que ver en diferentes escritores. Aquí vi uno se sociología: http://www.uv.es/seoane/publicaciones/Las_culturas_de_la_perversion._Evolucion_y_Cambio_social.pdf

      Saludos

      Eliminar
  5. Que artículo interesante y completo!
    Muchas gracias Sergio!

    ResponderEliminar
  6. Hola tal vez tienes libros de referencia sobre este tema ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se desprende de la teoría psicoanalítica. Sería lo suyo que leyeran sobre la función paterna y/o el nombre del padre.
      Saludos

      Eliminar
  7. Gracias por el artículo. Saludos desde México.

    ResponderEliminar

psicosujeto psicoanalista Sergio Alonso Ramirez Madrid centro La Latina Ruben Dario Argentino psicólogo psicologo análisis analista psicología psicoanálisis ayuda angustia depresión amor tristeza felicidad Obsesiones consultorio consulta psicológica psiconalítica Trastorno por déficit de atención e hiperactividad, depresión, terapia de pareja, TOC trastono obsesivo compulsivo, histeria, trastorno por conversión, ataque de pánico ansiedad, miedo, fobia, sexualidad, afecciones físicas con implicancia psicológica capital La Latina bruxismo, dolores 28005 atención on line online www.psicosujeto.com. Buen Bueno