"Hay algo que debéis entender de mi forma de trabajar. Cuando me necesitáis y no me queréis, debo quedarme. Cuando me queréis, pero ya no me necesitáis, debo irme... Es un poco triste, pero es así"- película: La niñera mágica.

(Sin embargo, a pesar de mi ausencia física, me tendréis allí donde me necesiten)


29 de mayo de 2013

"Esta frustración constante por no alcanzar el éxito"

Anónimo dijo...
La tiranía del momento, el tiempo puntillista. Esta sensación de frustración constante por no alcanzar el éxito podría ser el resultado de un sistema económico perverso como el que tenemos actualmente?

28 DE MAYO DE 2013 23:02


Yo, personalmente, creo que sí. Hay una película que se llama "el tiempo del individualismo" (creo) que está colgada aquí y cuentan el cambio que hubo en la publicidad: de vender lo "que se necesita" a "crear una necesidad". Cambio el paradigma, ya no se vendía el producto por sus características sino por las características que iba a tener el sujeto con el mismo.
Sin embargo hay algo raro si lo pensamos. Cuando hablamos con padres y abuelos, ellos no vivían mucho mejor. En general vivían mucho peor. Pasaban más miserias, más necesidades y menos lujos. Entonces... ¿Qué cambio?... Yo creo que
cambio algo en el propio sujeto que no puede resignarse (castrarse en su deseo). Esos padres que tanto les ha costado le prometieron que sus hijos serían no solo la recompensa de su esfuerzo sino "los mejores". Es una mirada normal paterna pero enfatuada por una sociedad de consumo que parece que nunca se conforma ni calma con nada.
Escuchar historias de gente mayor es interesante porque pasaban por momentos muy difíciles y aún así no lo vivían con tanta angustia como se vive ahora la vida. O al menos eso parece.
Desde las instituciones que hacen negocio de la desesperación más la demanda desesperada de las personas aparece un sistema que se vuelve más perverso aún. Gente que colecciona títulos para ocular la ignorancia, pretende ascensos para alimentar su ego y aplacar su superyo a pesar que el coste sea una vida mísera. Madres que no pueden estar con sus hijos, padres frustrados, hijos drogados por cualquier cosa que se salga de la norma.
Aprender ya no sirve de nada, sino sólo tener títulos que avalen que no se sabe nada de nada. Los libros parecen estar mudos, si no están avalados por alguna autoridad la persona es una ignorante. Y si otro aprobó por una cuestión obligatoria sin incorporar conocimientos ni transformarse como sujeto y profesional pero tiene títulos, vale igualmente. Ese luego se infatúa a sí mismo creyéndose que sabe algo y se juntan el burro con el ignorante y pasan las cosa que pasan... y aún si así pasan se lo explican como las tribus se explican los embarazos por cuestiones mágicas que no entienden.

Creo que sí estamos ahora en un sistema donde ya no se prima el saber, sino el parecer. La observación se tapa con la forclusión (cerrar algo). Y si alguien tiene problemas... pues que se tome una cerveza, compre un móvil o se tome una pastilla y siga viviendo su enfermedad sin problema alguno.

Y después aparecen estadísticas de la cantidad de depresiones en aumento, de ataques de pánico y ansiedad frente a una realidad angustiosa... y es ahí donde se inventan un nuevo diagnóstico "científicamente probado" con su pastilla "científicamente probada" para seguir igual...

Eso sí, todo autorizado y legalizado... Y ahí va la pobre madre que no sabe que hacer con su vida y con su hijo y entran los dos y salen los tres, la madre el hijo y la pastilla. Y todos tan contentos... ¿Total? Cuando tenga otro problema tendrá otro diagnóstico y otra pastilla ¿Para qué plantearse tanto si la felicidad está al alcance la mano? basta abrirla y poner una nuevo tranquilizante revolucionario.

Sin embargo el humano puede pensar y sentir, y no todos siguen esos caminos. Los otros, los que antes pensaban ahora son marginales, pero al menos están, al menos piensan. Todavía quedan algunos rebeldes que se atreven a pensar, a profundizar, a mirar a varios lugares y preguntarse sobre las cosas y principalmente, se animan a preguntarse sobre sí mismos.

Saludos
Sergio Alonso Ramirez
Psicólogo - Psicoanalista.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

psicosujeto psicoanalista Sergio Alonso Ramirez Madrid centro La Latina Ruben Dario Argentino psicólogo psicologo análisis analista psicología psicoanálisis ayuda angustia depresión amor tristeza felicidad Obsesiones consultorio consulta psicológica psiconalítica Trastorno por déficit de atención e hiperactividad, depresión, terapia de pareja, TOC trastono obsesivo compulsivo, histeria, trastorno por conversión, ataque de pánico ansiedad, miedo, fobia, sexualidad, afecciones físicas con implicancia psicológica capital La Latina bruxismo, dolores 28005 atención on line online www.psicosujeto.com. Buen Bueno