"Hay algo que debéis entender de mi forma de trabajar. Cuando me necesitáis y no me queréis, debo quedarme. Cuando me queréis, pero ya no me necesitáis, debo irme... Es un poco triste, pero es así"- película: La niñera mágica.

(Sin embargo, a pesar de mi ausencia física, me tendréis allí donde me necesiten)


18 de julio de 2014

De comodidades y rebeldías

Sí, el gato que ven en la foto, es nuestro protagonista. Se llama Bloo. 
Y creo que podemos hablar de él sin miedo a equivocarnos. 
Bloo es un gato muy cómodo. En cuanto puede se come toda la comida que tiene a su alcance. Es glotón y a la vez perezoso. No hace nada, duerme, está echado, pero cuando ve comida se activa y se te echa encima para obtener lo que desea. Pero no lo hace con agresividad ni maldad, sino
impulsado por sus características (a diferencia de su hermana Didi). 
Bloo no se plantea grandes cosas en la vida. Él está donde más cómodo se pueda poner. No salta muy alto, no busca ratones, no experimenta, ni siquiera se escapa. Se encuentra muy contento encerrado. En definitiva no le falta nada. Bueno, le falta libertad, pero eso no se come y trae muchas incomodidades. 
Entonces uno podría pensar que Bloo no tiene orgullo. Pues estaríamos en un profundo error. Bloo es un orgulloso. Se ufana de su logro de ser vago, de dormir todo el tiempo, de tenerlo todo fácil. Bueno... él piensa que no es fácil, le toca maullar un poco. 
Sin embargo Bloo hace algo particular. Él solito se convierte en un subversivo, en un rebelde con causa, en un anti-sistema y un luchador por los derechos gatunos. 
La pregunta es: ¿Cuándo? ¡Pues cuando tiene hambre!
En ese momento su comodidad cotidiana se transforma en actividad. Y ahí es un activista, se pone en pie y, pacíficamente, se instala en un lugar de la casa y espera a que se le dé lo que corresponde. Y si no sucede hasta puede que haga un maullido. Es tal la obviedad de sus actos que sus dueños decidieron hacer un cartel pintado en la pared que denuncia el reclamo del gato (ver foto).
Bloo, mientras espera, fantasea con que es un gran revolucionario, que está cambiando el sistema, que está haciendo logros para sus futuros cachorritos... Pero todo eso, toda esta ideología desaparece en el preciso momento que obtiene la comida. En ese momento ya se olvida de todo y vuelve a su sofá favorito para echarse una linda siesta y disfrutar de la vida.
En definitiva, lo único que siempre quiso, es tener la panza llena sin hacerse problemas. 


Sergio Alonso Ramírez
Psicólogo Psicoanalista. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

psicosujeto psicoanalista Sergio Alonso Ramirez Madrid centro La Latina Ruben Dario Argentino psicólogo psicologo análisis analista psicología psicoanálisis ayuda angustia depresión amor tristeza felicidad Obsesiones consultorio consulta psicológica psiconalítica Trastorno por déficit de atención e hiperactividad, depresión, terapia de pareja, TOC trastono obsesivo compulsivo, histeria, trastorno por conversión, ataque de pánico ansiedad, miedo, fobia, sexualidad, afecciones físicas con implicancia psicológica capital La Latina bruxismo, dolores 28005 atención on line online www.psicosujeto.com. Buen Bueno