"Hay algo que debéis entender de mi forma de trabajar. Cuando me necesitáis y no me queréis, debo quedarme. Cuando me queréis, pero ya no me necesitáis, debo irme... Es un poco triste, pero es así"- película: La niñera mágica.

(Sin embargo, a pesar de mi ausencia física, me tendréis allí donde me necesiten)


5 de agosto de 2014

El burka simbólico

Arte: Robert Longo
web: http://www.robertlongo.com/
 Las mujeres musulmanas no son las únicas que usan el burka. Si bien algunos suelen espantarse por dicha costumbre, no logramos ver que se reproduce en nuestra cultura más de lo que se imagina.
El burka tiene una función muy peculiar, que nadie pueda ver ni desear a la mujer más que una sola persona, su marido.
Sin embargo esto sucede de forma similar en el occidente. Uno se encuentra con
muchas personas que se visten de tal forma que transmiten algo: "no me desees" "no me mires" "no te sientas atraído por mí". Pero no lo hacen a nivel consciente. Sin darse cuenta tienen ciertos gustos que parecen ocultar cosas del orden del despertar el interés en el otro.
Pero lo interesante es que no ocultan sólo lo desagradable, sino que también en ese ocultamiento de la falta cubren lo que atrae al otro. Como si el mensaje fuese "no me desees, ni siquiera yo lo hago".
Algunas personas se ponen ropa "carpa" (de circo), que tienen tal forma que lo cubre todo, incluso lo atractivo de la persona. O camisones que no permiten ver ninguna forma. Es interesante que por un lado se asegura que es para cubrir lo desagradable pero por otro parecen no observar que también se tapa lo atractivo (de ser hombre o mujer). Y esas también son formas de burka, pero uno inconsciente, uno que la persona hace por "hábito"... el hábito de no ser deseado (o el que hace al monje o monja... que sólo es visto por Dios).
Pero entonces... ¿Para qué lo harán? ¿Cuál es el beneficio de no verse reflejado como objetos de deseo del otro, y por ende, de forma especular, de sí mismos?

Cuando se indaga en aquellas particulares costumbres aparece el goce, esa satisfacción inconsciente que tiene que ver con lo que no está pero se representa en el acto. Y muchas veces surge una forma de deseo particular, esa frase que dicta "nadie te va a querer como lo hace mamá" (o papá según el caso). Aparecen los burkas de olores que repelen más que atraer (cuando el significado de ese olor es repeler), las formas de las vestimentas, colores, estilos, cuerpos, etc., pero todos, para no gustar. Todos para repetir una escena donde se es deseado, no en el acto presente, sino permanecer deseado desde ese rechazo de todos, pero amado por uno en particular (o en una escena de antaño). Esto también aparece en el cuerpo, que es otra vestimenta que habla al otro.

Y no se trata tampoco de la forma, de la moda, de la actualidad. Se trata de eso que se transmite con todo lo que un sujeto "aporta". Es aquel lugar en que el sujeto se sitúa. No se trata de la gordura o delgadez, de la marca, del color, sino de qué se transmite con ello. He conocido mujeres (y hombres) rellenas, gordas, flacas, hippies, empresarias, o lo que fuere, que en su actuar, en todo lo que eran, expresaban eso que atrae al otro. Es un micro gesto, el sostener una mirada, es todo eso que no se aprende, que nace desde el lugar que ocupa cada uno consciente e inconscientemente.

Y en el otro extremo, están los sujetos que usan todo lo mismo, para ocultarse del otro, para quedarse no mirados ni aceptados o deseados, y rememorar aquel amor primordial, el de mamá. ¡Y claro! ¿Qué van a hacer si ellos no pueden controlar el exterior? El exterior no... Pero... ¿Se trata del exterior o de un espejo? En definitiva, el deseo del otro, también pone al sujeto en la encrucijada de saberse un adulto deseable.

Me dijo una vez una chica: "No tengo amigas, no sé qué me pasa pero siempre me peleo con todos. Las mujeres son muy malas conmigo. Con la única que hablo, mi mejor amiga es mi mamá". Es decir, su mamá lo era todo, también la pelea con las otras.

Entonces, el burka no es algo tan exclusivo de la mujer musulmana, la occidental encuentra sus propios medios culturales para imbuirse el propio pero simbólico y ser sólo mirada de una forma por el mundo, para repetir, inconscientemente, la mirada de un otro en particular. Inclusive en la elección de quien ama a la persona (“¿Quién te va a querer a ti? sólo éste/a)
La diferencia es que la que no quiere, en otra cultura, no puede elegir en muchos casos. Pero la que lo hace inconscientemente, tampoco.

Ese burka no está sostenido sólo por el marido que la ve, sino por la familia, su historia, la cultura, la sociedad, los amigos, la posición subjetiva frente a los demás. Y en el caso del burka simbólico, también.

Será cuestión que en análisis la persona pueda ir reconstruyendo su historia e ir sacando las telas de su burka para decidir si dejárselo puesto y asumir los resultados, o elegir quitárselos para ser amada ya no por una sola persona, sino por sí mismos a través del espejo de la mirada del otro(s).

En definitiva el burka es sólo una tela, que puesta de otra manera puede tomar otros significados y transformarse en algo más.  

Sergio Alonso Ramírez

Psicólogo Psicoanalista

No hay comentarios:

Publicar un comentario

psicosujeto psicoanalista Sergio Alonso Ramirez Madrid centro La Latina Ruben Dario Argentino psicólogo psicologo análisis analista psicología psicoanálisis ayuda angustia depresión amor tristeza felicidad Obsesiones consultorio consulta psicológica psiconalítica Trastorno por déficit de atención e hiperactividad, depresión, terapia de pareja, TOC trastono obsesivo compulsivo, histeria, trastorno por conversión, ataque de pánico ansiedad, miedo, fobia, sexualidad, afecciones físicas con implicancia psicológica capital La Latina bruxismo, dolores 28005 atención on line online www.psicosujeto.com. Buen Bueno