"Hay algo que debéis entender de mi forma de trabajar. Cuando me necesitáis y no me queréis, debo quedarme. Cuando me queréis, pero ya no me necesitáis, debo irme... Es un poco triste, pero es así"- película: La niñera mágica.

(Sin embargo, a pesar de mi ausencia física, me tendréis allí donde me necesiten)


25 de octubre de 2014

Dos mensajes: Hechizada vs Kardashian


Caminando por la calle veo un cartel con una chica muy atractiva y un amigo me dice:
Esa es una de las Kardashian - 
¿Y quién es? - contesto
Una chica rica -
Ya... pero ¿Qué hace? - interrogo
Pues nada, es rica y famosa por ser rica - 

Por otros motivos en los mismos días veía información de la serie "Embrujada" (Bewitch) y me hizo comparar estos dos modelos de mujer y a su vez del mensaje que se transmite en
las diferentes épocas. 

Las dos son mujeres poderosas, una por la mágica y la otra por la riqueza. Sin embargo los significantes van cambiando su significado y todos los otros significantes que se aglutinan a su alrededor. 
Por un lado tenemos a los dos personajes: 
Samantha - la bruja - es una mujer poderosa, humilde, bella, que intenta llevar una vida lo más normal posible con su marido y su hija. Trata a toda costa construir esa realidad que la reflejará a ella misma. Es ama de casa pero eso no impide que se vea envuelta en una serie de tareas domésticas y conflictos los cuales tiene que resolver. 

Kardashian - la rica - : Es una chica atractiva, que no trabaja, no hace nada, sólo es millonaria y por eso es famosa. 

Lo interesante de estas dos imágenes icónicas son los mensajes que se transmitían en las dos épocas. Mensajes que todavía en algunos países siguen siendo más o menos vigentes (como en Japón). El primero se refiere a la serie televisiva "Embrujada". Como decíamos la mujer tenía el poder de hacer lo que quisiese, sin embargo entendía que las cosas se logran con un esfuerzo, que no puede saltarse las leyes y que para construir lo que ella quería no podía "comprarlo con el poder". El mensaje en aquellos años era "esfuérzate, trabaja y construye". Había algo del orden de la renuncia a los aspectos perversos infantiles ("que todo se me dará por mi existencia") en pos del esfuerzo y la recompensa tanto física como subjetiva que eso implicaba. Aparecen, en términos psicoanalíticos, la castración y la falta. Es decir, el entender que no podemos todo y que no somos completos. Tenemos que esforzarnos por aquello que queremos. Todo esto, claro está, contextualizado en las mejores épocas del sueño americano donde era bastante real que quien se esforzaba tenía un bienestar muy aceptable. Pero en el fondo aparece el esfuerzo y la dedicación para obtenerlo. 

Pegamos un salto al presente y nos encontramos con el discurso contrario. Una chica que es millonaria, bella y por su mera existencia, sin ninguna habilidad particular, ocupa un lugar estelar como ícono social. Pero ¿Qué parece decir ese ícono? Que sin esfuerzo y con dinero se nos dará todo, incluso insertarse en los medios por la mera presencia. El premio es infantil. El niño o niña por su existencia es amado y se le da aquello que quiere, es mirado y deseado. Hasta hace poco aparecen los programas donde "se descubre" un gran talento y todo el mundo los ama. Que no es otra cosa que los cuentos de Disney donde la pobre persona en realidad es una princesa glamorosa y amada. Pero ahora aparece otra imagen, la más primitiva y perversa, la del narcisismo infantil: Sé querido por existir, no por dar ni por hacer, ni por lograr(te). Quizás también hay que contextualizarlo en algo muy importante de la realidad actual donde no solo caen los valores sino también los mensajes y las posibilidades. Ya lo decía Freud, que ante la imposibilidad de satisfacerse en un estadío el sujeto vuelve a  uno anterior ¿Tendrá que ver una realidad más adversa u oscura con este tipo de ideologías?

¿Cuál puede ser la problemática de estos significantes?
Este tipo de mensajes impactan más particularmente a los jóvenes que están en esta etapa tan narcisista de su vida donde su existencia es para, libidinalmente, la mirada del otro. La cuestión es que este mensaje hace mella porque es el sueño del sujeto, evitar la falta, la castración y tenerlo todo por existir. Ahora habrá que ver cómo van a ir resolviendo estas cuestiones frente a un mundo que en general es muy diferente y que precisamente para poder lograrse en cualquier aspecto requiere exactamente de lo contrario, asumir la falta y trabajar para lograr lo que se desea. Aquello que Freud llamaba "principio de realidad" ¿Dónde quedarán luego de largos rodeos durante años la imagen de la persona? ¿Cómo solucionarán esta disputa entre el "ideal del yo" infantilizado con una realidad que no devuelve nada (o poco) de lo que sueña?
Paradójicamente muchos pensarán en una imagen machista y sometedora de los años 70's, sin embargo la actual parece ser mucho más martirizadora. Ahora el sujeto busca ansiosamente ser "reconocido", "descubierto" y no como alguien que hace algo y se esfuerza, sino por su maravillosa existencia. Lo cual deriva en sujetos apresados y alienados con la mirada del otro, esclavos de su ego pero también del espejo que debe devolverles esa imagen. Puede aparecer en formas perversas de jóvenes que no hacen nada más que amarse a sí mismos en diferentes formas, o esclavos que buscan desesperadamente existir de esa forma siendo grandes obedientes del deseo del otro, todo con una meta... convertirse en ese ícono. 
Desaparece el mensaje de "trabaja por lo que quieres" "esfuérzate por tu deseo, sosténlo" sino que se entrelaza macabramente por "Haz todo lo que te decimos para que seas reconocido". 

Deja de cobrar validez la búsqueda del sujeto por su propio espacio reconocido en el exterior, sino ocupar un espacio en el exterior, un espacio dado por el otro (aparece la ideación parasitaria). 

Lo molesto de este tipo de mensajes es que al final no se suelen cumplir y cuando lo hacen es temporalmente dejando al sujeto "enfermo de narcisismo" que busca y busca en los espejos a ver en cual se puede ver más bello sin saber que no se trata del espejo en que se mire, sino de lo que refleje en él. Y la cuestión es "¿Qué hace el sujeto cuando se da cuenta que esto no es necesariamente real? ¿Dónde queda situado?.

Tenía un tío que siempre soñaba con ganar millones de golpe, y en aquella época era un absurdo. Quizás si lo dijese ahora, hasta parecería más lógico.

Sergio Alonso Ramírez
Psicólogo Psicoanalista

No hay comentarios:

Publicar un comentario

psicosujeto psicoanalista Sergio Alonso Ramirez Madrid centro La Latina Ruben Dario Argentino psicólogo psicologo análisis analista psicología psicoanálisis ayuda angustia depresión amor tristeza felicidad Obsesiones consultorio consulta psicológica psiconalítica Trastorno por déficit de atención e hiperactividad, depresión, terapia de pareja, TOC trastono obsesivo compulsivo, histeria, trastorno por conversión, ataque de pánico ansiedad, miedo, fobia, sexualidad, afecciones físicas con implicancia psicológica capital La Latina bruxismo, dolores 28005 atención on line online www.psicosujeto.com. Buen Bueno