"Hay algo que debéis entender de mi forma de trabajar. Cuando me necesitáis y no me queréis, debo quedarme. Cuando me queréis, pero ya no me necesitáis, debo irme... Es un poco triste, pero es así"- película: La niñera mágica.

(Sin embargo, a pesar de mi ausencia física, me tendréis allí donde me necesiten)


16 de agosto de 2016

¿El goce puede ser con sufrimiento y sin sufrimiento?


Querido Sergio:
Antes que nada quiero agradecerte todo el material que compartís en la web.

Después de ver tus videos y leer los comentarios de los videos, me queda una duda: el goce puede ser con sufrimiento y sin sufrimiento?. O necesariamente ese vivir en algo q ya no es y vos definís como una posición subjetiva debe llevar la máxima tensión y sufrimiento?

Te mando un beso desde Buenos Aires!

-----
Respuesta,

Hola, muchas gracias por tus palabras de apoyo y aliento. Esta pregunta creo que es bastante usual y sería bueno compartirlo con todos. 


La pregunta que nos presentan es muy interesante y válida a la vez. Porque el concepto de Goce es un término muy utilizado en diferentes formas. Y lo que se platea es si un sujeto puede estar en una situación placentera y gozando a la vez. 
Parece ser que es más evidente cuando el sujeto sufre y no puede soltar dicho sufrimiento, objeto, sujeto u escena que, evidentemente, está gozando. Sin embargo se plantea el interrogante si cuando el sujeto está en plena posición placentera se encuentra a la vez gozando. 

Algo que se repite es la negación de la falta y con ello de la castración. Por ejemplo la persona que gasta sin miramientos sus ingresos o los ajenos ¿Miramientos de qué? ¿Qué es lo que tiene que mirar a la hora de gastar? Obviamente la falta, traducido en un futuro incierto que de alguna manera también necesitará de ingresos para subsistir. Sin embargo la persona "gasta como si no hubiese un mañana", como si no hubiese falta, como si de alguna manera, el destino, dios, los padres, las estrellas o los pitufos cósmicos les vayan a cubrir dicha falta (o los hijos, o padres o familiares como garantía del acto perverso). Entonces mientras la persona está despilfarrando y haciendo como que no hay un futuro con faltas, con necesidades, con algo que hay que cubrir, está disfrutando plenamente de sus compras, de sus gastos, de esta vida tan linda donde todo está "cubierto" y  que se parece tanto a la propaganda que ven en los medios día a día. Es un mundo donde el sujeto regresa a una etapa pre-castración donde la falta se la cubren los padres, entonces la misma se puede pensar como inexistente, la garantía está dada por el Otro. 
Ahora, mientras la persona vive en este mundo maníaco donde todo es posible y lo imposible es la falta, la gente de la calle "los ve felices, los ve muy bien", hasta que llega un día que se van acabando todo, las circunstancias cambian, la falta se acerca, acecha, toca la puerta, pero la persona no quiere abandonar su posición de Goce, no quiere saber de la falta. Y a pesar de la obviedad para el resto del mundo, la persona sigue hasta el final con tal de no saber que hay algo por resolver, algo que hay que rellenar, que no hay un Otro que le va a dar la solución en pos de su satisfacción pulsional, y que si no hay un Otro que está ahí para cubrir, hay una falta. Ante todo esto, negará la realidad, las relaciones que le denoten esto. 
Eso es el Goce. Pero hay más, este falta, dijimos que se acerca y toca la puerta. Pero el sujeto no sabe qué es ni por qué. O no quizo nunca saber, entonces, ese golpe, ese estruendo al golpear la puerta aparece como un ataque de angustia o de pánico. Es  un ruido que "no sabe por qué" (lógico porque nunca lo quiso saber ya que no ha podido elaborar eso) le aterroriza, lo toma de "improvisto", descoloca a la persona. 

También pasa mucho con el tema de la muerte, como justamente significante de la castración, de lo que se acaba, de lo que se termina y si hay cosas que se terminan, hay pérdidas y dolor. 

El sujeto puede negar durante mucho tiempo en su vida cuestiones propias, la falta, la castración y todos sus representantes y pasarlo genial mientras tanto. El tema es cuando pasa el tiempo y la falta le anuncia que eso que "ya vendría" estaba escondido en la juventud. 
En la histeria sintomática donde la mujer no puede estar con un hombre, porque no puede ella posicionarse como mujer, se ve claramente como "se hace la loca" durante toda la juventud, y de golpe a los 30's y pico se da cuenta que no hay nadie, y cuando lo analiza se da cuenta que no es que no hay nadie sino que es ella misma quien tiene un tema con estar con alguien. A pesar que lo pone en "los hombres", es ella misma quien conoce hombres imposibles,  inútiles, inservibles, que en realidad ocultan su propia incapacidad de sostener ese lugar. Pero todo esto mientras se es joven, se puede evitar y con la crisis de los 30´s... Aparece con toda su ferocidad. 

El ideal del yo, es otro ejemplo, que todo sujeto estima que alcanzará y que será genial y sólo tiene que obedecer las normas para ser "reconocido". Llega la dicha crisis de los 30's y el sujeto se da cuenta que no es suficiente con su existir de esa manera para ser lo que soñaron de él y ahora es su propio sueño, y no sabe siquiera cómo hacerlo. Se encuentra con la falta... Falta de poder ser lo soñado y con ello la culpa  por un lado y la angustia por otro. 

Así hay tanto ejemplos como pacientes con historias.

Entonces la respuesta es sí, el sujeto puede estar gozando plenamente, escenificando una historia que ya no es, pero que de momento la realidad no le denuncia su pantomima. Es allí cuando es insostenible, que el propio sujeto se da cuenta que tiene que luchar contra la realidad para poder SEGUIR gozando.

Saludos
Sergio Alonso Ramírez
Psicólogo Psicoanalista 

2 comentarios:

  1. Sergio,una pregunta se puede negar la falta en ciertos órdenes de la vida y en otros no.por ejemplo en el aspecto profesional-laboral aceptarla esforzándome,dedicándole tiempo, etc., pero en otro aspecto, en la salud no cuidarme para nada comiendo y bebiendo en exceso, no teniendo precauciones.Gracias por compartir tus conocimientos. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perfectamente puede suceder. Es más, a veces parece que hay como una compensación: "Me porto bien en el trabajo pero le ganaré a la suerte en el casino y seré millonario". Pero el sujeto por su propia historia puede no aceptar la falta en algunos aspectos de su vida y en otros no. Se ve en hombres y mujeres que "sólo" se cuidan el cuerpo como si fuera a eternizase, en detrimento de otras cuestiones necesarias para su futuro. Y luego aparecen las angustias.

      Saludos!

      Eliminar

psicosujeto psicoanalista Sergio Alonso Ramirez Madrid centro La Latina Ruben Dario Argentino psicólogo psicologo análisis analista psicología psicoanálisis ayuda angustia depresión amor tristeza felicidad Obsesiones consultorio consulta psicológica psiconalítica Trastorno por déficit de atención e hiperactividad, depresión, terapia de pareja, TOC trastono obsesivo compulsivo, histeria, trastorno por conversión, ataque de pánico ansiedad, miedo, fobia, sexualidad, afecciones físicas con implicancia psicológica capital La Latina bruxismo, dolores 28005 atención on line online www.psicosujeto.com. Buen Bueno