"Hay algo que debéis entender de mi forma de trabajar. Cuando me necesitáis y no me queréis, debo quedarme. Cuando me queréis, pero ya no me necesitáis, debo irme... Es un poco triste, pero es así"- película: La niñera mágica.

(Sin embargo, a pesar de mi ausencia física, me tendréis allí donde me necesiten)


11 de noviembre de 2018

Al sadismo le encanta disfrazarse de justiciero



El sujeto no es ajeno al sadismo, a la pulsión que se satisface en el dolor del otro, que también la podría vincular a la pulsión de muerte, destrucción. Necesaria para afrontar o cambiar situaciones y otras para generar guerras, destrucción, enfermedad y sufrimiento. Pero el humano, como sujeto y sociedad, siempre encuentra un grupo en el cual saciar su sadismo y pulsión de muerte. Cambian de objeto, pero no el sadismo en sí y dicho afán de destrucción. Incluso  el sujeto se siente "que lo hace porque tiene razón" y se enzarza con un grupo o característica del mismo. Cree que está del lado bueno, y cuando alguna ideología de turno que atraviesa la cultura en ese momento lo habilita a descargar su sadismo, su insatisfacciones y frustraciones, lo hace contra otro sujeto que pueda encajar ahí. Cuando Freud hablaba de pulsión de muerte la gente se agarraba la cabeza. Ahora es tan fácil verla... no hay guerras pero buscamos afanosamente donde ver demonios para matarlos, exorcizarlos y torturar al otro en pos de su bienestar: Mujeres poseídas, brujos y brujas, gays, negros, judíos, mujeres, extranjeros, hombres, inmigrantes, emigrantes, machistas, gente de derechas, izquierdas, diferentes, etc, etc. Ahora las formas neonazis aparecen disfrazadas de ser "comprensivas y abiertas" pero te pueden perseguir, acusar e incluso realmente perjudicar (sin mayores investigaciones) por una multiplicidad de cosas, desde cómo hablas, de qué hablas, si no hablas como unos u otros, si no piensas "como ahora dictan nuevas corrientes", si te gusta una cosa u otra, incluso si eres más tradicional. Hay tantas formas de joder a los demás en pos del "progreso"  que más que una corriente de pensamiento y demás, se congrega como una forma de justicieros sádicos que te pueden acusar de todo y así destruirte... porque ellos son buenos y tu no. Son, efectivamente, formas neonazis (por llamarlo de alguna manera) pero con los formatos a veces invertidos, similares o iguales. En USA hasta te pueden maltratar, perseguir, perjudicar por tu color... Blanco. Observamos que es una forma de racismo también pero encubierto por el pasado que "justifica" que ahora se deben vengar y ser igual de sádicos que sus predecesores. O el que fue reprimido reprime al otro (porque se siente habilitado a ser igual al que acusa pero del lado opuesto). O incluso no se puede levantar la voz ni mandar a cagar a nadie. No, eso no, no está bien y eres una mala persona... salvo que pertenezcas al grupo que sí puede gritar. Ahora se pone de moda que todos pueden (especialmente la gente más frustrada en sus vidas personales)  tomar la justicia en sus manos, la agresión o persecución. El sujeto, ahora, "por las redes" puede unirse con otros a saciar su sadismo y pulsión de muerte "justicieras" y descargar toda su frustración en el otro. Se mueve sigilosa la pulsión de muerte y la sádica y toma al sujeto que ni siquiera se entera. En fin... Al sadismo, le encanta disfrazarse de justiciero

Sergio Alonso Ramírez

Psicólogo Psicoanalista

2 comentarios:

  1. El mundo de lo políticamente correcto ha causado toda clase de atropellos

    Hace unas semanas vi en twitter una mujer, en EUA, que trató de golpear a un policía que le impedía entrar a "protestar" a una tienda, y lo pongo entre comillas porque pretendía hacer destrozos adentro

    En un momento ella se le lanzó encima al policía y él la sometió físicamente y luego le colocó las esposas

    Las que grababan gritaban que lo iban a denunciar por abuso policial y violencia contra la mujer

    Según ellas, ser mujer le daba derecho a golpear a un policía, que cosa tan loca

    Eso se acaba con países donde funcione la República, entiendase, el imperio de la ley, ni nadie puede cruzar la ley creyéndose excepción por ser hombre, mujer, gay, cristiano, judío, negro, etc

    Ni nadie tiene más derecho que nadie por ser de determinada etnia, religión o lo que sea

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias Sergio! Excelente!! En ciertos ámbitos cada vez es más difícil expresarse sin que te acusen de anti algo....y cuanto a los `justicieros` son los más egoístas e indolentes que existen...Algunos no pueden hacerse cargo de su infelicidad y culpan a otros y por otro lado están los que usufructúan ese malestar politicam., econonic., y se hacen los únicos salvadores frente al total caos ...es triste y es peligroso...en Argentina se vive cada vez más.Por eso es necesario un espacio fe reflexión y algo de....ética! Gracias nuevamente!

    ResponderEliminar

psicosujeto psicoanalista Sergio Alonso Ramirez Madrid centro La Latina Ruben Dario Argentino psicólogo psicologo análisis analista psicología psicoanálisis ayuda angustia depresión amor tristeza felicidad Obsesiones consultorio consulta psicológica psiconalítica Trastorno por déficit de atención e hiperactividad, depresión, terapia de pareja, TOC trastono obsesivo compulsivo, histeria, trastorno por conversión, ataque de pánico ansiedad, miedo, fobia, sexualidad, afecciones físicas con implicancia psicológica capital La Latina bruxismo, dolores 28005 atención on line online www.psicosujeto.com. Buen Bueno