"Hay algo que debéis entender de mi forma de trabajar. Cuando me necesitáis y no me queréis, debo quedarme. Cuando me queréis, pero ya no me necesitáis, debo irme... Es un poco triste, pero es así"- película: La niñera mágica.

(Sin embargo, a pesar de mi ausencia física, me tendréis allí donde me necesiten)


9 de febrero de 2015

El problema de la verdad en el psicoanálisis



-“Esto es así” - se suele decir. Pero el problema que tenemos es que si vemos la historia nada es de una u otra manera, sino la mayoría de las realidades van cambiando y se van modificando en diferentes épocas y culturas. Ahora cuando hablamos del sujeto, son aún más acuciantes estas diferencias.
No es lo mismo lo que una cultura vive como normal que como lo experimenta otra, o como se contempla la vida desde unos ojos de un país que de otro. Incluso la agresividad y sus formas de expresión cambian dependiendo las poblaciones. Sin embargo hay un problema mucho más grave que nos encontramos en todo análisis. La cuestión de la “la verdad”.
Y debo decir que no hay verdad, al menos de esa que se hace llamar universal o absoluta cuando de sujetos hablamos. Justamente esa es la cuestión en el psicoanálisis, que cada sujeto es una serie de significantes concatenados unos con otros que hacen a un sujeto “sujetado” por la cultura, pero a su vez un pequeño universo con sus propias leyes. Que las mismas sean similares, iguales o diferentes a otros sujetos es otro tema. Pero lo cierto es que cada uno se ha construido de una forma particular. Y aquí es donde entramos en caminos pantanosos. Porque quizás no podemos hablar de la verdad sino de verdades particulares de cada uno.
Por ejemplo todos entendemos que existe la muerte, pero ¿Significa una pérdida lo mismo para todos? Y en este punto en la clínica empezamos a ver que no. A unos la muerte de un ser cercano le puede ser indiferente, a otro dolorosa, culpógena, terrorífica, libertadora, etc.
Entonces donde a una analizante habla de un “regalo” de manera enfática, no necesariamente podemos asumir lo que significa. Ya que cuando lo interrogamos, para unos significa algo del orden de lo familiar, para otros del interés, del compromiso, devolución, pago por el no compromiso, agradecimiento, amor, sexo, etc. Entonces ya no hablamos más de “la verdad” sino que nos encontramos que cada universo tiene sus propias verdades. Claro que se adaptan al “Otro” en mayor o menor medida,  y de hecho son tomadas de la cultura (sino sería demasiado caótico y no habría cultura en sí). Y lo que muchas veces no se entiende en otras corrientes es que lo que al sujeto le afecta en su carne y psique es "su verdad" no "la verdad". Pero lo cierto es que muchos pretenden poner al profesional en el lugar del “sujeto supuesto saber” como si de un Dios o enviado del mismo se tratase, donde en realidad hay un observador de un mundo que ya viene con una serie de particularidades y verdades personales que a su vez forman y conforman un sistema que puede derivar o no en un sufrir.
Y esto nos lleva entonces a la posición del analista ¿Es el que ostenta “la verdad”? Yo diría más bien quien tiene que saber resistir la imposición transferencial de las verdades del analizante sin caer en la trampa ególatra de postular “la verdad como profesional”. El analista me gusta definirlo como quien “presta una oreja para escuchar y muestra un espejo para reflejarse”. No necesariamente tiene que ser quien sustente una realidad sino quien pueda devolver al paciente la propia.
De ahí que el primer acto que necesita hacer todo analista cuando entra el paciente es dejar salir su narcisismo por la puerta para poder surfear en el universo que nos trae cada analizante en particular y así poder des-cubrir las verdades que en el existen.

Sergio Alonso Ramírez
Psicólogo Psicoanalista 
Consulta: www.psicosujeto1.blogspot.com


2 comentarios:

  1. LO QUE SIGUE, ¿SERÌA SU PAR ANTITÈTICO? ABRAZOS

    ENERO 2015
    La negación
    La negación es un MECANISMO DE DEFENSA que consiste en enfrentarse a los conflictos negando su existencia o su relación o relevancia con el sujeto. ES UNA DE LAS FORMAS MÁS ELEMENTALES DE LA MENTIRA, y una manera de autoengañarse, que hace que el que miente termine creyendo su propia mentira.
    Se rechazan aquellos aspectos de la realidad que se consideran desagradables. El individuo se enfrenta a conflictos emocionales y amenazas de origen interno o externo negándose a reconocer algunos aspectos dolorosos de la realidad externa o de las experiencias subjetivas que son manifiestos para los demás. El término negación psicótica se emplea cuando hay una total afectación de la capacidad para captar la realidad. Ejemplo: NEGAR LA EXISTENCIA DE LA POBREZA, NEGAR LA INFLACIÒN, NEGAR LA DESNUTRICIÓN, NEGAR LA CORRUPCIÓN, NEGAR LA INSEGURIDAD....
    En el paranoico corresponde en un primer momento la proyección; el contenido negado es proyectado enseguida. También es un mecanismo obsesional. La negación es utilizada masiva y sistemáticamente por los psicóticos.
    La negación ―decía Sigmund Freud― es una forma de protegerse de realidades desagradables con las que uno prefiere no lidiar. Mecanismo de defensa, lo llamaba. En general suele negarse rechazando o ignorando los hechos empíricos o la evidencia incuestionable que acreditan que lo negado existe; minimizando la importancia de aquello que está sucediendo; aceptando los hechos empíricos y la evidencia incuestionable, sin minimizar su importancia, pero adjudicándole la responsabilidad de su existencia, y su solución, a alguien más, al “otro”, en una forma de quedar impune, sin culpa.

    Estamos habituados a la negación. Basta abrir el periódico y leer a los funcionarios estatales de más variado rango poniendo en práctica estos ejercicios de negación: no hay pobreza, no hay hambre, no hay inflación, no hay muertes en asaltos a mano armada, no hay hospitales colapsados ni escuelas desmembradas, los niños mueren desnutridos por circunstancias “de contexto”, siendo casos aislados; si hay problemas, no son tan graves como antaño, ni tan serios como dicen los medios masivos de comunicación, que mienten y son todo negativo (“..MIENTEN, MIENTEN, SON CHANTAS…”) ; y si hay problemas, y son graves, la culpa es siempre de alguien más: medios, empresarios, oposición, Estados Unidos, desestabilizadores, la izquierda, la derecha, los gorilas, los productores agropecuarios, los caranchos, los buitres, usted, yo, todos excepto el negador.
    Todo negador parece estar diciendo: yo no fui, yo no vi nada, yo no sé, yo no tengo la culpa, yo no tengo nada que ver. No, no y no.
    La negación supone un amplio espectro de acciones, que van desde la más pura pasividad hasta un rechazo asumido a mirar el cuadro completo. No es sólo cosa de nuestros gobernantes, como a muchos les gustaría pensar (¡negadores!). Se lo ve en individuos, parejas, grupos sociales e instituciones. Nadie, ni el más pintado, se salva de la negación. ¿LO VAS A NEGAR?.
    LBF

    ResponderEliminar
  2. Es que caminar por nuestros intrincados laberintos sin el.hilo de Ariadna causa verdadero pavor.

    ResponderEliminar

psicosujeto psicoanalista Sergio Alonso Ramirez Madrid centro La Latina Ruben Dario Argentino psicólogo psicologo análisis analista psicología psicoanálisis ayuda angustia depresión amor tristeza felicidad Obsesiones consultorio consulta psicológica psiconalítica Trastorno por déficit de atención e hiperactividad, depresión, terapia de pareja, TOC trastono obsesivo compulsivo, histeria, trastorno por conversión, ataque de pánico ansiedad, miedo, fobia, sexualidad, afecciones físicas con implicancia psicológica capital La Latina bruxismo, dolores 28005 atención on line online www.psicosujeto.com. Buen Bueno