"Hay algo que debéis entender de mi forma de trabajar. Cuando me necesitáis y no me queréis, debo quedarme. Cuando me queréis, pero ya no me necesitáis, debo irme... Es un poco triste, pero es así"- película: La niñera mágica.

(Sin embargo, a pesar de mi ausencia física, me tendréis allí donde me necesiten)


30 de abril de 2015

El insoportable remitente… La negación de lo propio


En la vida psíquica, a los sujetos no les gustan los remitentes. Los mimos son lo que hacen que las cartas puedan volver a quien las envió y que de golpe, como si de un espejo se tratase, tengan que leer sus propias palabras destinadas a otro. Uno que se encuentra fuera de sí mismo, que puede soportar ese discurso que es necesario poner en el otro. Como el que tiene culpa y necesita “confesarse” para que el otro soporte su acto y el recibir un castigo externo que siempre será menor que el interno.
Hablábamos con una médica sobre este tema. Lo difícil que es dar un diagnóstico, un significante, pero no uno que etiqueta, sino uno que revela algo que estaba todo el tiempo ahí y no se quería ver. El sujeto, pide una ayuda, pero no es necesariamente para hacerse cargo de algo propio, sino como en la carta, para lanzar eso al otro. Y ese otro devuelve, como si al remitente volviese, una palabra, un diagnóstico, y a pesar que es algo que vive, que es evidente, tangible y obvio dice “¡No! No estoy de acuerdo”. Y uno no puede parar de preguntarse en qué no está de acuerdo con que tiene un elefante delante cuando es la propia persona que lo trajo con su correa…
Pero claro… lo trajo para un intento fútil de entregárselo al otro.  Y el profesional le dice “Tiene un elefante, y se cuida de esta manera y se alimenta de esta otra y necesita esto y lo otro”… Y aparece la negación, el intento de que no sea lo que es, de poner el enfado en el otro, el error de haber criado un elefante y haberlo alimentado, al cartero que trae la carta a su remitente.
Me contaba una vez una señora que tiraba las cartas que muchas personas que iban a conocer sobre sus vidas a través de la adivinación, que no pretendían muchas veces escuchar lo que podía aparecer en las cartas. Y en su intento de convencimiento (paranoide) decían “Mire, vengo a ver si mi marido me mete los cuernos. Ya he ido a tres brujas que me dijeron que no y, obviamente, no acertaron. Usted ¿qué ve?
La bruja tiro sus cartas egipcias y efectivamente decían que no había ninguna otra mujer, sino que la consultante se perseguía en el mundo de las ideas. Y la respuesta de la astuta bruja fue:
sí, se ve que hay otra
Y así la consultante dijo “¡¿Vio?! ¡Lo sabía! ya me habían dicho que usted era buena y está claro que lo es”.
¿Y todo esto para qué lo comento? Para poder decir, sin mistisismos, que nuestros sentidos perciben (o no lo hacen) a partir de nuestro fantasma, de aquello que somos, que nos recubre y nos hace percibir la realidad de una manera determinada. Queda en nuestra “retina psíquica” lo que nuestros “ojos mentales” pueden ver, no aquello que hay.
Es como el padre, que de golpe, cuando le dicen que su hijo es alcohólico, se enfurece, arremete contra el “cartero” que le informa, para no saber, que él también ha participado en la crianza de su hijo, que durante años, a pesar de mirarlo, no lo vio. Y ahora ver esto abre una serie de interrogantes incómodos a los cuales se tiene que confrontar pero mientras “el hijo no era alcohólico” no había problemas. De ahí que muchas veces los padres en un momento de la vida de sus hijos les dicen “vete, no te quiero ver más, tú no eres mi hijo”, intentando una vez más hacer un truco de magia con la vida para poder volver a evitarla. La negación del otro no es más que la negación de uno mismo, de no poder escuchar en qué parte de uno le hace eco eso que tiene delante.
El alcohólico no quiere saber de su cirrosis, porque si tiene que dejar de beber… ¿En dónde ahoga sus penas? Seguramente se equivocan y él puede seguir tranquilo, ahogando dichas penas…  
El significante, la palabra, puede ser un detonante de todo un sistema que lo intentaba ocultar. Como quien denuncia la corrupción y se intenta arruinar la imagen del que pone la denuncia para que no se investigue el sistema corrupto…

Sergio Alonso Ramírez
Psicólogo Psicoanalista

No hay comentarios:

Publicar un comentario

psicosujeto psicoanalista Sergio Alonso Ramirez Madrid centro La Latina Ruben Dario Argentino psicólogo psicologo análisis analista psicología psicoanálisis ayuda angustia depresión amor tristeza felicidad Obsesiones consultorio consulta psicológica psiconalítica Trastorno por déficit de atención e hiperactividad, depresión, terapia de pareja, TOC trastono obsesivo compulsivo, histeria, trastorno por conversión, ataque de pánico ansiedad, miedo, fobia, sexualidad, afecciones físicas con implicancia psicológica capital La Latina bruxismo, dolores 28005 atención on line online www.psicosujeto.com. Buen Bueno